Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un japonés de 112 años sucede a un español como hombre más viejo del mundo

Masazo Nonaka recibe el reconocimiento del Guinness de los Récords tras el fallecimiento de Francisco Núñez

Masazo come la tarta que conmemora su récord Guinness.

El japonés Masazo Nonaka, de 112 años y 259 días, fue reconocido este martes como el hombre vivo más longevo del mundo por la organización Guinness World Record, reemplazando así a un español que murió en febrero. Nonaka ha recibido el reconocimiento tras la muerte del extremeño Francisco Nuñez Olivera, que falleció con 113 años, según explicó la organización en un comunicado.

El anciano nipón recibió el certificado por su icónico récord en su vivienda familiar de Ashoro, en la isla de Hokkaido (norte de Japón), que comparte con su numerosa familia. El récord del hombre más longevo del mundo (ya fallecido) lo ostenta también un japonés, Jiroemon Kimura, quien murió en 2013 a los 116 años. Sin embargo, la persona más longeva de la historia es la francesa Jeanne Louise Calment, que alcanzó la edad de 122 años y 164 días y vivió entre 1857 y 1997.

Nonaka todavía está lejos de esa marca. Nació el 25 de julio de 1905, unos meses antes de que Albert Einstein publicara su Teoría General de la Relatividad y antes incluso de que los hermanos Wright terminaran su gran invento: el aeroplano. Criado en el seno de una familia numerosa -con siete hermanos y una hermana-, el japonés contrajo matrimonio en 1931 con una mujer llamada Hatsuno, con la que tuvo cinco hijos. Actualmente ocupa sus días viendo programas de sumo en la televisión, leyendo el periódico y disfrutando de dulces y tartas, detallaron sus nietos. Una vez a la semana, Nonaka también aprovecha para disfrutar del onsen (baños tradicionales japoneses) que regenta su familia desde hace más de cien años. El anciano se desplaza en una silla de ruedas pero "tiene la mente clara y no necesita cuidados médicos diarios", según explicó su bisnieto de 20 años en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo. También es parco en palabras, por lo que se vio en la ceremonia de entrega del premio, que agradeció con un escueto: "Gracias".