Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por BERTA TENA

Todo lo que necesitas saber sobre la ropa de crossfit

El chándal está bien para el principio, pero las prendas específicas de esta disciplina mejoran la calidad del entrenamiento (y quedan muy bien)

Levanta una piedra, arrastra un trineo, salta, sube la cuerda, haz cien sentadillas... Puede que sea por su exotismo, por sus duros entrenamientos o simplemente por moda, pero el crossfit se lleva. Además de estar pendiente de resistir todos los esfuerzos, los crossfiteros deben prestar atención a la ropa con la que se entrena. Si bien un pantalón corto, una camiseta de algodón y unas zapatillas deportivas son suficientes para iniciarse en la disciplina; ya han surgido líneas de prendas específicas para practicarla. Como era de esperar, todas estas prendas no entran en la categoría de barata: pantalones que rondan los 70 euros; camisetas de 30; o zapatillas de más de 100.

“No utilizo prendas específicas, me basta cualquier camiseta de algodón y unos leggins”, argumenta Carmen Palomares, granadina de 31 años que practica este deporte desde hace tres. Aaron Cordero, entrenador jefe de Singular Box, uno de los centros de crossfit en Madrid, tiene claro que si se es principiante o si se practica de forma esporádica, se puede utilizar ropa normal de fitness. “Sin embargo, a la larga el atleta estará más cómodo si recurre a la ropa técnica”, añade Cordero que a medida que profundizaba en la práctica de la actividad, comenzó a interesarse por la ropa específica. “La ejecución de los ejercicios es más eficiente con prendas que se adaptan a ti. Al final el concepto es como si entrenaras desnudo”, cuenta.

El calzado que se debe utilizar en crossfit debe ser plano, sin cámaras de aire, “y con suela dura para que no se deforme al mover cargas pesadas”, añade el entrenador. Además, suele estar reforzado con materiales resistentes como el kevlar: “Un tejido sintético casi indestructible, fuerte y ligero”, aclaran desde Reebook, empresa que gestiona la licencia crossfit) y fabricante de productos específicos para su práctica. Los pantalones deben tender hacia lo elástico, con una abertura en los lados para facilitar la sentadilla, uno de los movimientos básicos. “Las mallas son una buena opción aunque hay que renovarlas cada cierto tiempo porque se dan de sí por la cadera”, apunta Esther Martín, también entrenadora en Singular Box. En cuanto a sujetadores deportivos, sirve cualquiera: “La clave es que mantenga en su sitio todo y te olvides”, agrega Martín. Las camisetas deben ser ligeras y deben permitir una buena transpiración. Fabricantes como Reebook, Nike, New Balance, Under Armour o Decathlon (con la etiqueta de cross training) dan forma a sus colecciones de ropa técnica a partir de la información que les proporcionan los propios entrenadores, como Cordero y Martín, a los que patrocinan.

Todo lo que necesitas saber sobre la ropa de crossfit
getty images

Deportivo y casual

Hay quien encuentra tan cómoda esta ropa, que la usa fuera del box de entrenamientos (nombre que reciben las naves donde se practica crossfit). Es el denominado athleisure: tendencia que invita a vestirse con ropa deportiva cotidianamente y no solo cuando se va a practicar deporte. Así, con el auge de esta disciplina, las prendas, cuya principal premisa es la comodidad, van volviendo más estilosas: “Cada vez las diseñan más pintonas y acordes a la moda”, apunta Cordero. Resalta la pasión por los calcetines, con colores chillones o curiosos estampados.

Vestir la ropa de crossfit fuera del gimnasio, para ir a la compra, al centro comercial o de cena es una buena manera de sacarle partido a esas mallas estampadas por las que has pagado 50 euros, a esas zapatillas personalizadas Nike Metcon —uno de los modelos más elegantes— que te han costado 150 o, por qué no, a la camiseta de 10 euros del Decathlon.

Mi box, mi camiseta

Cada box de crossfit suele imprimir sus propias camisetas lo que ha generado que muchos crossfiteros las exhiban e incluso las coleccionen, aunque muchos de ellos acaben entrenando sin ellas. “En cuanto tengo calor, me la quito”, comenta Aaron Cordero. Mostrar músculo y exhibir abdominal también animan a entrenar a torso descubierto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >