Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Ataque al periodismo

Eslovaquia debe aclarar el asesinato de un reportero que investigaba la corrupción política

Manifestación multitudinaria, el viernes en Bratislava, en protesta por el  asesinato del periodista Jan Kuciak.
Manifestación multitudinaria, el viernes en Bratislava, en protesta por el asesinato del periodista Jan Kuciak.CHRISTIAN BRUNA (EFE)

La libertad de prensa ha sufrido nuevamente un duro golpe en la Unión Europea. En octubre fue asesinada al estallar una bomba colocada en su coche la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia, y hace unos días cayó acribillado a balazos el reportero eslovaco Jan Kuciak junto a su novia, los dos de 27 años. En ambos casos, los periodistas llevaban a cabo investigaciones sobre corrupción institucional y habían sido amenazados.

Editoriales anteriores

Además de abrir una profunda crisis en el Gobierno, que ha provocado la dimisión del primer ministro, Robert Fico, y de varios miembros de su Gabinete, el asesinato de Kuciak ha desatado una ola de rabia e indignación en el pequeño país centroeuropeo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La multitudinaria manifestación celebrada el viernes, comparable a las vividas durante la revolución de terciopelo en 1989, ha sido una explosión de ira y repulsa por el asesinato del periodista y también una reivindicación de la “decencia” política. Kuciak investigaba los supuestos lazos de la Mafia calabresa con personas próximas al primer ministro y la desviación de fondos europeos.

Lejos de echar tierra sobre estos supuestos casos de corrupción, Eslovaquia debe indagar a fondo, esclarecer la existencia de vínculos entre personalidades políticas y la Mafia italiana y depurar responsabilidades.

Tampoco puede quedar impune el asesinato de Kuciak. Cualquier ataque a la libertad de prensa es una intolerable agresión a la democracia y a los valores europeos. La UE debe proteger el periodismo de investigación, toda vez que sin unos medios de comunicación comprometidos con la defensa de la verdad no existe una sociedad libre. Todos los Estados miembros deben redoblar su compromiso para proteger a los periodistas y velar para que estos puedan cumplir con su principal misión: controlar al poder.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS