Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Ignorancia o provocación?

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en su eventual sarta de lindezas insinúa que los pensionistas, aunque no tengan para vivir, no deben lamentarse de su pensión porque muchos no pagan alquiler al tener casa propia. Además, les afea no comprar activos financieros. Linde no debería culpabilizar a los jubilados de su “enorme suerte” por tener una vivienda —quien la tenga— que ha sido pagada con sacrificio, ni por no invertir —con la de trampas que ingenian las entidades que debería supervisar— para enriquecer aún más a los ricos. Además, la pensión media es de 926 euros brutos al mes y no da para mucho.

No sé si es que el señor Linde vive en Marte. Seguro que él, siempre con subidas salariales muy superiores al IPC, y que por estar en la inopia cobró en 2016 el desorbitado sueldo bruto de 186.800 euros del erario público, no tiene problemas. Debería ser consecuente y, ya que cobra del dinero de todos, mejorar y defender con sensibilidad y decoro el sistema público de pensiones, no el privado.— Miguel Fernández-Palacios Gordon. Madrid.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.