Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la monja que luchaba contra Katy Perry por un convento

En el momento de su fallecimiento la religiosa, de 89 años, se encontraba en el juzgado en plena batalla judicial por la venta de la residencia

La cantante Katy Perry en 2017 en Los Ángeles.
La cantante Katy Perry en 2017 en Los Ángeles. REUTERS

Katy Perry lleva años inmersa en una batalla judicial para conseguir la propiedad de un convento en Los Ángeles que compró en 2015 por 13 millones de dólares. Aunque Perry compró la propiedad a la archidiócesis de Los Ángeles, las monjas residentes del convento, que lo consideraban suyo, alegaban que ya habían apalabrado el inmueble a otro vendedor, concretamente a Dana Hollister, una promotora inmobiliaria que quería restaurar el espacio y convertirlo en un hotel. El pasado viernes, durante una de las sesiones del juicio, falleció la hermana Catherine Rose Holzman, de 89 años.

Holzman era una de las dos monjas católicas que quería evitar la venta del convento, de unas tres hectáreas y ubicado en las colinas que separan Silver Lake de Griffith Park, en las afueras de Los Ángeles. Según ha informado la cadena local de noticias KTTV, la mujer perdió el conocimiento durante la vista. "Katy Perry, por favor detente. Todo esto no le está haciendo bien a nadie y solo está hiriendo a muchas personas", declaro Holzman antes de entrar en el juzgado con la hermana Rita Callanan, que también participaba en el recurso de la venta.

La intérprete, de 33 años y una de las mayores estrellas del mundo de la música, no ha querido hacer comentarios al respecto. El caso, a pesar de seguir en curso, parecía acabar con la victoria de Perry. En 2015 la archidiócesis de Los Ángeles negó a las monjas la autoridad para vender la propiedad a la promotora Dana Hollister. Tan solo un año más tarde, un juez declaró la venta de “inválida”, facilitando que Perry pudiese comparar el convento.

El pasado diciembre, la cantante firmó los papeles que acreditaban que la propiedad era suya, aunque aún quedaba por resolver y determinar algunos términos de la venta, como por ejemplo el lugar a donde se mudarán las monjas. La archidiócesis celebraba entonces la victoria de Perry, pues significa que los curas podrán seguir yendo al lugar de retiro durante los dos próximos años mientras son recolocados en un nuevo edificio que se compraría con los cuatro millones ofertados por la artista.