Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bandera de "Viva España Feminista" agita la manifestación del 8-M en Madrid

Como en las acciones previas de los "hipsters del PP" o "Feministas con Esperanza Aguirre", el colectivo Homo Velamine realiza una intervención artística para invitar a la reflexión

El colectivo artístico Homo Velamine lo ha vuelto a hacer. Ayer, con motivo de la marcha por el Día de la Mujer, y tomando como escenario la Gran Vía madrileña, lanzaron desde un balcón una de sus particulares reivindicaciones en forma de bandera, en concreto una muy grande de España en la que se podía leer "Viva España Feminista".

Ante el desconcierto general que suelen provocar las banderas en este tipo de actos, una de las integrantes del colectivo, Sara García, declaró: "Queremos liberarnos del heteropatriarcado pero no del estado español, que es uno de los mejores para ser mujer". Algunos manifestantes, al contemplar la bandera desplegada en la fachada de uno de los edificios de Gran Vía, coreaban cosas como "Madrid será la tumba del fascismo" o "esa bandera no nos representa". Y la cosa no quedó ahí; cuatro encapuchados que vestían de negro subieron por el andamio del edificio para hacerse con la bandera y finalmente arrancarla.

Una bandera de "Viva España Feminista" agita la manifestación del 8-M en Madrid

Pero... ¿por qué una inofensiva rojigualda, que supuestamente nos representa a todos los españoles, crea tanta controversia? Homo Velamine y nos lanza un derechazo que atenta directamente contra los convencionalismos sociales: ¿se puede ser española y feminista al mismo tiempo? Si atendemos a un estudio realizado por el Instituto de Georgetown para la Mujer, la Paz y la Seguridad, de los 150 países analizados España se encuentra en una posición privilegiada, ocupando el quinto puesto como estado donde la mujer vive en mejores condiciones.

Motivo suficiente para sacar pecho, como hace Brenda García, otra de las activistas del grupo al afirmar: "España será feminista o no será, y para ello necesitamos todos los medios a nuestro alcance. La bandera es uno de ellos, por qué no. Tenemos que quitársela de las manos a la derecha, que se la ha apropiado de forma ruin y la usa con fines políticos populistas y excluyentes, como hizo Franco". Pero ¿qué pretende en realidad este colectivo de artistas, autodenominado como ultrarracionalista? Si uno echa la vista atrás y revisiona algunas de sus intervenciones públicas anteriores, como la del grupo de Feministas de Esperanza Aguirre (FEA), o los Cleroflautas apoyando a Pablo Iglesias en Vistalegre, puede intuir su juego, que mucho tiene de hilarante y bastante de reflexión.

"Si uno echa la vista atrás y revisiona algunas de sus intervenciones públicas anteriores, como la del grupo de Feministas de Esperanza Aguirre (FEA), o los Cleroflautas, puede intuir su juego, que mucho tiene de hilarante y bastante de reflexión"

Ayer lo demostraron logrando epatar al más progre de los progres durante la marcha celebrada por el Día de la Mujer, porque -además de la gran bandera desplegada- remataron su revulsivo repartiendo unas octavillas con el siguiente mensaje: "queremos un feminismo transversal y del pueblo, un feminismo que traspase colores partidistas y que florezca por la izquierda y la derecha. Un feminismo que anide en las clases populares, sedientas de símbolos conocidos. Un feminismo que apele a todas las ciudadanas , más allá de a una élite asamblearia . Un feminismo de todas, integrador, total, real. Porque España será feminista o no será. Viva España Feminista".

La polémica está servida, y si algo podemos sacar en claro de todo esto es que al mono desnudo que todos llevamos dentro Homo Velamine lo ha vestido esta vez de gala, con camisa amarilla y corbata roja.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información