Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secreto de la paz

El secreto para conseguir la paz está en hurgar, en saber, qué intereses económicos hay detrás de las guerras. La fe en cualquier dios, la ideología política y la identidad nacional o de raza se tienen o se disimulan, pero nadie puede imponerlas eternamente. Sin embargo, los intereses económicos sí se imponen, generalmente por la fuerza, pero disfrazados de nazismo, islamismo, cristianismo, nacionalismo, libre competencia… o por la alienación del espíritu crítico y del libre albedrío, que todos deberíamos tener. Solo cuando entendamos que todos los seres humanos, desde la diversidad, compartimos necesidades, capacidades y motivaciones, empezaremos a entendernos, reduciremos la discriminación económica y tendremos una oportunidad como humanidad.— Luis Fernando Crespo Zorita. Alcalá de Henares (Madrid).

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.