Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jennifer Lawrence: “Alquilo mi cuerpo al arte a sabiendas”

La actriz se declara feliz: estrena 'Gorrión Rojo', tiene 16,6 millones de seguidores en Facebook y ningún novio que la espere en casa

jennifer lawrence
Jennifer Lawrence en el estreno de 'Gorrión rojo' en Nueva York el pasado 26 de febrero. FilmMagic

Jennifer Lawrence está contenta: estrena nueva película, Gorrión Rojo (dirigida por Francis Lawrence); tiene 16,6 millones de seguidores en Facebook y ningún novio que la espere en casa. Eso no quiere decir que este sola. Su chihuahua Pippi no la abandona ni en las redes, donde tiene cuenta en Twitter (@pippilawrence) y una privada de Instagram (piplovessquirrels). La prensa tampoco la deja ni a sol ni a sombra, pendiente de cada movimiento de esta actriz y activista de 27 años que hoy no duda en reírse de todo.

Pregunta. ¿A qué se debe su buen humor?
Respuesta. A que en cuanto acabe me iré a casa donde Pippi me recibirá en la puerta en plan ¡mamá está en casa! sin dejar de moverse. Pasearemos para que haga sus necesidades, cenaremos, pondré la tele y quizá me sirva un vaso de vino.

P. ¿Qué hay de cena?
R. Solo cocino para impresionar a los novios. El resto de días, un vecino —que cocina increíble— se encarga de mis comidas. Yo las recaliento en el microondas. Algo que no hago con la comida de Pippi para que no le de cáncer. No sé lo que dice eso de mí.

P. ¿No hay nadie a quien impresionar estos días?
R. Estoy soltera y eso tiene grandes ventajas. Puedo hacer lo que quiero como ver el programa más terrible de la televisión. Hasta que en unos meses me dé un ataque de soledad y me vea en lista de espera.

P. ¿Con quién habla de amores? ¿Familia? ¿Amigas?
R. ¡Mi padre se pensaba que la píldora era para el acné! Enrojecería si le hablo de estas cosas. Y con mi madre hablo de todo menos de novios. Para eso están las amigas.

P. Un círculo que habrá ampliado estos días con los lazos forjados en campañas como #Metoo o Time's Up.
R. Fui parte de una larga cadena telefónica en la que un grupo de mujeres debatimos qué hacer en la alfombra roja [de los Globos de Oro]. En el clima actual no queríamos repetir lo mismo. Pero con la fama, tu mundo encoge. También el número de personas en las que puedes confiar.

P. ¿Qué es lo que más teme?
R. Las entrevistas. El día de la publicación tengo un nudo en el estómago pensando en lo que habrán escrito, por si me tergiversarán. Me da miedo ofender a alguien sin querer.

P. ¿Alguna vez se ha sentido manipulada?
R. ¡Quién no!

P. Gorrión Rojo incluye el primer desnudo que ha rodado en su carrera.
R. Y me dio miedo. ¡Sobre todo porque lo hice delante de gente como el director Francis Lawrence al que conozco desde que tenía cinco años! Nunca quise desnudarme en cámara. Me sentía incómoda solo con pensarlo. Ahora que lo he hecho, siento que me ha dado poder. Digamos que alquilo mi cuerpo al arte a sabiendas. Y me alegro de haberlo hecho. Abrió mi mente. Una más de las cosas que aprendes en esta profesión.

P. ¿Cómo afronta estar nominaron a los Razzies a peor actriz por Mother!?
R. Me da igual. Nunca di tanto por un papel y en mi opinión es uno de mis mejores trabajos. Además, Jack Nicholson estuvo nominado a los Razzies así que estoy en buena compañía.

P. Siempre en defensa de la igualdad de oportunidades.
R. He aspirado al Oscar en cuatro ocasiones y tengo una estatuilla. He liderado números uno en la taquilla. Por eso no entiendo qué parte merece ser pagada menos. Es lo que pienso, lo que escribí en mi ensayo y lo que defiendo. La igualdad. No solo en nuestra industria sino en todo el ámbito laboral. Es un problema global.

P. ¿Qué hace para desconectar de la fama, del trabajo, de la política?
R. Leer mucho todo lo que me produce curiosidad. Eso en las mañanas. La noche es para ver televisión: Modern Family, V.E.E.P.

Más información