Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justin Bieber, amado y odiado por igual

El ídolo juvenil cumple 24 años en un momento de aparente tranquilidad tras una vida a todo gas, llena de éxitos pero también de resbalones personales

El cantante Justin Bieber.
El cantante Justin Bieber. gtresonline

Llevamos años oyendo hablar sin parar de Justin Bieber y por eso sorprende que solo cumpla este jueves 24 años. Pero es que este ídolo juvenil comenzó muy pronto en todo. Tenía solo 16 años cuando fue premiado con el MTV al mejor artista revelación, que le fue concedido en septiembre de 2010. Por esas mismas fechas, el número de sus seguidores en Facebook ascendía ya a 13 millones -actualmente cuenta con 73 millones de fans en esta red social-. Bieber solo necesitó dos años para formar una auténtica legión de seguidores y batir récords de ventas impensables para un principiante. Pero sus inicios se remontan a cuando solo tenía 12 años. Fue entonces cuando su madre le inscribió en un concurso local de canto en Stratford, (Canadá) donde vivía junto a su madre, en el que su versión de So Sick, de Ne-Yo, le sirvió para lograr el segundo puesto. Su madre decidió grabar la actuación para colgarla en YouTube y así comenzó su carrera

Justin Bieber junto a su madre.
Justin Bieber junto a su madre. Instagram

En 2008, el manager Scooter Braun descubrió la grabación. Una semana después, Justin Bieber firmó su primer contrato discográfico con Raymond Braun Media Group (RBMG), compañía perteneciente a Scooter y a Usher. Island Records firmó un contrato con Justin Bieber en octubre de 2008 y, tras esto, su madre y él se trasladaron a Atlanta definitivamente. El 17 de noviembre de 2009 salió al mercado su primer álbum de estudio, My Wold, y solo un mes después, Justin Bieber participó en la celebración Christmas in Washington, evento organizado en la Casa Blanca por Barack Obama, presidente de Estados Unidos, y su esposa, Michelle Obama. El canadiense Interpretó Someday at Christmas, una actuación que quedó para la historia. En marzo de 2010 publicó su segundo álbum, My World 2.0, que incluye el tema Baby, una de sus señas de identidad. Luego llegó Under the Mistletoe. Era 2011 y su leyenda ya era tal que se estrenó la primera película sobre él, Never Say Never, un documental que contaba su vida y su camino hacia un sueño. Recaudó millones de euros. Los éxitos no cesaron y así llegó Believe.

Justin Bieber, amado y odiado por igual
Instagram

Pero tanta fama pasó factura a Justin Bieber. 2014 fue un año en blanco para el artista, que llegó a tocar fondo. Tuvo varios problemas que le llevaron a los tribunales, como la noche en que fue arrestado en Miami Beach por conducir borracho mientras participaba en una carrera callejera. Bieber se declaró no culpable para luego aceptar los cargos de conducción temeraria y resistencia a la autoridad tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía de Miami, que le retiró la acusación de conducir bajo la influencia de sustancias tóxicas. El artista conducía un Lamborghini amarillo y Sharieff, su contrincante, un Ferrari rojo, valorados en más de 260.000 euros cada uno, que alquilaron el día anterior en una agencia de coches exóticos –Lou La Vie Exotic Car Rental—. Los guardaespaldas del cantante, que viajaban en dos furgonetas, se ocupaban de detener el tráfico mientras los jóvenes competían. La policía los pilló a ambos conduciendo a 100 kilómetros por hora, en la avenida Pine Tree Drive, en Miami Beach, que no admite velocidades superiores a los 50 kilómetros por hora.

Semanas antes, la policía registró la mansión de Bieber en Los Ángeles, alertada por un vecino que aseguró que había causado daños por más de 20.000 euros a su propiedad tras lanzarle huevos. Durante la inspección policial, un amigo rapero del cantante fue arrestado por posesión de drogas.

Después de meses de espera y una tremenda promoción, Bieber regresó con What Do You Mean?, número 1 en más de 20 países. Pero de nuevo, en julio de 2017 Justin Bieber canceló por sorpresa los últimos conciertos de su gira mundial, Purpose. El intérprete alegó "circunstancias imprevistas" para justificar la cancelación de su tour. En los últimos 18 meses, había actuado en más de 150 espectáculos. En total, eran 14 los conciertos cancelados en Canadá, Estados Unidos, Japón, Filipinas y Singapur. Is it too late now to say sorry? (¿Es muy tarde para pedir perdón?), dice uno de los grandes éxitos de Justin Bieber, convertido en una especie de profecía. Y es que después de la cancelación inesperada de las últimas fechas de su gira mundial el cantante canadiense pidió perdón y lo hizo en una carta compartida en su perfil de Instagram, donde acumula más de 90 millones de seguidores.

"Estoy muy agradecido por este viaje junto a todos vosotros. Estoy agradecido por las giras, pero de lo que más me siento agradecido es que puedo enfrentarme a esta vida con todos vosotros. Aprender y crecer nunca ha sido fácil, pero saber que no estoy solo me permite seguir adelante”, escribió el intérprete. “He dejado que mis inseguridades se lleven lo mejor de mí en estos tiempos. He dejado que mis malas relaciones dicten la forma en que actúo y trato a la gente. He dejado que la amargura, los celos y el miedo conduzcan mi vida".

Justin Bieber y Selena Gomez montando en bicicleta por Los Angeles el verano pasado.
Justin Bieber y Selena Gomez montando en bicicleta por Los Angeles el verano pasado. Cordon press

No era la primera vez que el cantante hablaba de sus sentimientos. "Os quiero”, comenzaba diciendo Bieber un mensaje a sus seguidores en 2016, donde confesaba que ponía fin a las reuniones que hacía con sus mayores seguidores después de los conciertos. “Cancelaré todos los encuentros con fans… Quiero que la gente sea feliz y sonría, pero no a costa de que siempre me quede con un sentimiento de estar exhausto mental y emocionalmente hasta el punto de sentir depresión”, confesaba. Y añadía: “La presión de llenar las expectativas de tanta gente, con lo que supuestamente debo ser, es mucho peso sobre mis hombros. Nunca hubiera querido defraudaros pero siento que lo que os tengo que dar son los conciertos y los discos que os he prometido. No os puedo decir cuanto lo siento, quisiera que no fuese tan difícil para mí”, termina el post.

En una entrevista con la revista NME, en noviembre pasado, reveló que se sentía aislado. “Estas en la habitación del hotel, hay fans por todas partes, paparazis siguiéndote. Se vuelve muy intenso. Cuando no puedes hacer nada te deprimes”, aseguró en ese entonces. Incluso se atrevió a comparar lo que él siente con lo que le sucedió a Amy Winehouse. “Vi su documental con lágrimas en los ojos”, reconoció y admitió que se sintió muy identificado con el trato que le dieron los medios a la británica cuando ella atravesaba uno de sus peores momentos, con lo que él vivió  tras ser arrestado por conducir bajo los efectos del alcohol.

Ahora Justin Bieber parece haber hallado la serenidad y haber recuperado incluso su relación con Selena Gomez, otra joven a quien la vida le ha dado mucho éxito en muy poco tiempo. Incluso hay algún medio que asegura que la pareja, que ya mantuvo una relación entre 2011 y 2014, espera un hijo.