Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justin Bieber, en manos de la ley

El cantante fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas

El canadiense podría enfrentarse a la deportación si es condenado penalmente

Justin Bieber ha recuperado su libertad 10 horas después de haber sido arrestado en Miami Beach poco antes del amanecer de este jueves, por conducir con exceso de velocidad y bajo la influencia de alcohol, marihuana y pastillas, utilizando una licencia vencida, y resistirse a la detención. Bieber, de 19 años, y otro joven cantante, Amir Khalil Sharieff, hacían una carrera callejera de coches en una concurrida avenida del área cuando fueron detenidos por la policía, a las 4.10 hora local. El cantante canadiense salió de la cárcel del condado de Miami Dade tras pagar la fianza de 1.830 euros que le impuso el juez.

Debido a su condición de inmigrante legal, el cantante canadiense podría ser deportado, si las acusaciones que pesan en su contra concluyen en una condena penal. Delitos como la posesión de marihuana, el fraude o las faltas de tráfico han sido considerados como causal suficiente para iniciar un proceso de deportación, en casos menos sonados en los que han estado envueltos ciudadanos extranjeros, que residen legalmente en Estados Unidos. No obstante, ese riesgo parece menor, no sólo por la exigua cantidad de la fianza sino por su estatus de estrella y los buenos abogados que lo asesoran.

Bieber conducía un Lamborghini amarillo y Sharieff, un Ferrari rojo, valorados en más de 260.000 euros cada uno, que alquilaron el día anterior en una agencia de coches exóticos –Lou La Vie Exotic Car Rental—. Los guardaespaldas del cantante, que viajaban en dos furgonetas, se ocupaban de detener el tráfico mientras los jóvenes competían. La policía los pilló a ambos conduciendo a 100 kilómetros por hora, en una avenida –Pine Tree Drive, en Miami Beach- que no admite velocidades superiores a las 50 kilómetros por hora.

“Cuando los oficiales confrontaron al señor Bieber, él tenía un fuerte olor a bebidas alcohólicas. Fue también un poco beligerante, utilizando ciertas palabras, cuestionando por qué había sido detenido y por qué se le interrogaba. Una vez que fue trasladado a la estación de policía, fue bastante cooperador”, informó la mañana del jueves el jefe de policía del condado de Miami Beach, Raymond Martínez. “Durante la investigación, el señor Bieber ha declarado que consumió alcohol, fumó marihuana y tomó medicamentos prescritos”, agregó el policía.

El incidente corona toda una semana de excesos de Justin Bieber en Miami Beach. El lunes por la noche visitó un par de clubes de bailarinas exóticas, donde habría gastado decenas de miles de dólares. Un grupo de policías que le escoltaron esa noche en su recorrido están siendo investigados.

Hace unas semanas, la policía registró la mansión de Bieber en Los Ángeles, alertada por un vecino que aseguró que había causado daños por más de 20.000 euros a su propiedad, tras lanzarle huevos. Durante la inspección policial, un amigo rapero del cantante fue arrestado por posesión de drogas.