Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fría injusticia

El frío temporal que se cierne en estas semanas sobre España no lo hace igual para todos. Hay muchas personas españolas que se ven obligadas a priorizar gastos de alimentación u otros inmediatos frente al pago de la calefacción, la luz o el agua caliente. El progresivo encarecimiento de las facturas de la luz y la falta de medidas efectivas no dejan un panorama esperanzador. La ambigüedad del término “pobreza energética”, en ocasiones le resta visibilidad a las repercusiones de la vulneración de este derecho fundamental en nuestra sociedad. Ante esta preocupante situación, cada vez más común en los hogares españoles, el Gobierno debería imponerse frente a las eléctricas y su insaciable codicia, y asegurar a sus ciudadanos el acceso a una energía limpia y asequible.— Víctor Clemente López. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.