Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aportaciones del ecofeminismo para un nuevo modelo energético

140 mujeres del sector energético piden en Bilbao su participación “en condiciones de igualdad” en la elaboración del nuevo modelo español ante la comisión que lo prepara formada por solo hombres

Marisa Castro, Ekologistak Martxab Bizkaia, Lolita Chávez, líder guatemalteca; y Alba del Campo, Mesa de Transición Energética de Cádiz durante la presentación del Encuentro de Mujeres sobre Género y Energía
Marisa Castro, Ekologistak Martxab Bizkaia, Lolita Chávez, líder guatemalteca; y Alba del Campo, Mesa de Transición Energética de Cádiz durante la presentación del Encuentro de Mujeres sobre Género y Energía

Un amplio número de mujeres profesionales, activistas y académicas del sector de la energía ha dicho "basta" en España ante el modelo “inseguro, obsoleto y machista” que opera en el país. Tras una década exigiendo un cambio, la Unión Europea ha obligado a redactar una Ley del Cambio Climático y un Plan de Acción para los próximos años. El pasado mes de julio, el Gobierno español, junto a la oposición y principales sindicatos, nombró a 14 expertos para liderar la comisión que redacte la ley. Todos son hombres. Seis meses después del anuncio, tiene lugar en Bilbao el primer encuentro de Mujeres sobre Género y Energía para “visibilizar la exclusión de las mujeres y exigir su participación en condiciones de igualdad”. Y de paso, exteriorizar su enfado. “Si no se recoge la mirada de las mujeres, no habrá cambio real”, señalan las organizadoras.

El encuentro arrancó en Bilbao el pasado 2 de febrero en medio de una fuerte granizada. 134 mujeres inscritas de 50 organizaciones diferentes y llegadas de todas las provincias del Estado. “Estamos desbordadas por la respuesta”, señalaron las organizadoras sin disimular el entusiasmo. Lo que generó una fuerte frustración en julio, ha dado lugar al primer Encuentro sobre Ecofeminismo. A lo largo de las dos horas y media que duró la primera jornada, más de 15 mujeres expertas en su materia tomaron el micrófono. “No se trata de buscar un cambio a corto plazo, sino de generar las bases para un nuevo paradigma”, repitieron conscientes de que el encuentro tan solo era el primero de una sucesión de reuniones que esperan que recorra el país.

Un modelo “inseguro, machista y obsoleto”

“Estamos ante un modelo energético inseguro, machista y obsoleto basado en combustibles fósiles, con una minería cada vez más ineficiente y con una energía nuclear con importantes riesgos asociados”, contextualizaron para después denunciar que los impactos de este modelo “son injustos y con un impacto desigual en la vida de las mujeres tanto de España como de los países donde se expolia para poner en marcha megaproyectos”. Ante esta situación, Marisa Castro, de Ekologistak Martxan Bizkaia, ponía en valor la experiencia positiva de “utilizar nuevas tecnologías con combustibles inagotables como el sol y el viento”. A la vez, recordaba que son muchas las organizaciones que trabajan ahora mismo por erradicar la pobreza energética y promover cambios de hábitos de consumo.

La exclusión de la mujer en la toma de decisiones invisibiliza la mirada feminista y reproduce los defectos del modelo actual

Alba del Campo, de la Mesa de Transición Energética de Cádiz

Sin embargo, ni esa experiencia será tenida en cuenta en el sector, ni escuchada en los foros de decisiones. “La exclusión de la mujer en la toma de decisiones invisibiliza la mirada feminista y reproduce los defectos del modelo actual”, denunciaba Alba del Campo, de la Mesa de Transición Energética de Cádiz y organizadora también del encuentro.

“Si se mantiene un modelo que solo piensa en el hoy y en la energía como negocio, seguirá siendo excluyente, injusto, obsoleto”, enfatiza Del Campo frente a la propuesta de que sea un modelo que “priorice la vida, el sostenimiento del planeta y el acceso universal”. Y en eso, trabaja ella desde hace dos años desde Cádiz.

La pobreza energética tiene rostro de mujer

De ahí, la seguridad de todas las participantes de aportar su mirada, experiencia y trabajo para garantizar que el modelo energético deja de estar en “manos de unos pocos” para contemplar a “todos los que afectan sus impactos”.

La lideresa maya guatemalteca Lolita Chávez puso rostro a las mujeres que sufren en su cuerpo las consecuencias de los megaproyectos del sector en los países en vías de desarrollo. Tras ocho meses en Euskadi, pronto regresará de nuevo a su país donde le esperan las acusaciones de “secuestro, plagio, asociación ilícita e instigación a delinquir” interpuestas por parte de “estructuras paramilitares, empresas madereras y transnacionales con la complicidad del Sistema Judicial”, según ella. “El modelo actual se basa en el saqueo y el expolio a los pueblos indígenas. Y es de Europa de donde salen estas empresas”, señaló Chávez, quien por defender su territorio ha sufrido ya cinco intentos de asesinato.

Ruth Pérez, Podemos en Europa, y Maitane Arri, Tradener, presentan el Encuentro de Mujeres sobre Género y Energía ante un salón de actos lleno.
Ruth Pérez, Podemos en Europa, y Maitane Arri, Tradener, presentan el Encuentro de Mujeres sobre Género y Energía ante un salón de actos lleno.

En España, el 80% de las mujeres que se dedican a tareas domésticas corre el riesgo de sufrir pobreza energética. Desde Enginyeria Sense Fronteres, Irene González, introdujo el tema de las incoherencias: “En Barcelona contamos con una Ley de Género pero en la Ley del Sector Eléctrico no hay ninguna mención”. Lo que exige la necesidad de introducir esta perspectiva en la agenda pública “de manera transversal”. “Sufrimos un modelo de monopolio que convierte la energía en mercancía y culpabiliza al consumidor que no puede hacer frente a las facturas”. Cuando, para González, se debería contar con un sistema que potencie la “soberanía energética, cambios en los consumos y una ética empresarial”.

Una base de datos de mujeres expertas en energía

El Gobierno español prepara una nueva ley contra Cambio Climático que marque la hoja de ruta del sector para los próximos años. La Unión Europea la exige y diferentes Congresos y Encuentros alimentan el debate mientras una comisión de expertos parapara el borrador de la ley. “Ni en la comisión hay mujeres, ni en los congresos se asemeja el número de hombres con el de mujeres. Y expertas hay”. Para dejarlo claro, Judit Casas, de Som Energia, ha presentado en el encuentro de Mujeres sobre Energía y Género la primera base de datos de mujeres expertas en energía “contra la excusa de que no haya mujeres trabajando en el sector, ni en la academia o en las organizaciones”. Son más de 50 nombres con las áreas en las que se han especializado. Todas a disposición de aquellas personas que deseen abrir el debate, alimentarlo o conocerlo.

“Si las mujeres sufrimos una mayor brecha salarial que nos convierte en más vulnerables ante la pobreza energética. Si las mujeres somos las que más experiencias contamos en esa gestión de la pobreza y, a la vez, en los modelos alternativos como cooperativas de consumo o desde el mundo de energías limpias como la fotovoltaica, cómo no nos vamos a indignar cuando vemos que no se cuenta con nuestras voces”, razonaba Del Campo no tanto para cerrar el debate como para abrirlo. Dos jornadas después el Primer Encuentro de Mujeres sobre Género y Energía aviva el debate sobre el nuevo escenario que necesita el sector.

“El nuevo modelo o es feminista o no será”, gritan como cierre del encuentro con la pena de que las tres jornadas se hayan realizado fuera de los foros donde se toman las decisiones. “Ya llegará”. Mientras tanto, en Bilbao, no dejaba de granizar.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información