Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada año quedan menos portugueses

De seguir la tendencia, el país solo tendrá 7,5 millones de ciudadanos en 2080

Artistas contemporáneos han participado en el proyecto "Arte Pública Fundación EDP" para redecorar el mobiliario urbano en seis de las regiones con menor densidad de población de Portugal.
Artistas contemporáneos han participado en el proyecto "Arte Pública Fundación EDP" para redecorar el mobiliario urbano en seis de las regiones con menor densidad de población de Portugal. EFE

Ni la mejora económica ni el gol de Éder a Francia en la Eurocopa han animado a los portugueses a procrear. Después de las italianas, las portuguesas son las que menos hijos tienen de los 28 países que analiza Euroestat. En 2017, la población portuguesa menguó y ya son nueve años consecutivos.

Desde 2009, Portugal ha perdido 150.000 nacionales (más del 10% de su población actual). El Instituto Nacional de Estadística ya calcula que en 2030 se bajará de la barrera psicológica de los 10 millones. Según sus mismas cuentas, allá por el año 2080 apenas existirán en el mundo 7,5 millones de portugueses, cuando hoy son 10,3 millones. Los demógrafos alertan año tras año de esta tendencia que, de seguir así, puede acabar con la inviabilidad de un país, pues habrá más viejos que jóvenes, más jubilados que trabajadores y, por tanto, el Estado no podrá garantizar el sistema de pensiones.

La tendencia no solo se mantiene sino que se agrava; si en el primer año de pérdida de población, en 2009, hubo 9.000 muertos más que nacimientos, en el pasado la cifra aumentó a 27.000. Los recientes cambios legales para fomentar la natalidad no han surtido los efectos esperados, pese a que se han implantado en un ciclo positivo, con menos paro y aumentos anuales del salario mínimo.

La tasa de natalidad del país es de 4,8 hijos por cada 1.000 habitantes, la más baja después de Italia. El promedio de hijos de la portuguesa en edad fértil es de 1,3. La solución podría ser la inmigración. Portugal es uno de los países que más se ha distinguido por abrir sus puertas a los refugiados provenientes de Siria y otros países árabes. Sin embargo, apenas ha llegado un millar y el 54% abandonó el país a pocos meses de llegar.

La tercera posibilidad es que los jóvenes portugueses dejen de emigrar; pese a la mejora de la situación económica del país, lo siguen haciendo porque encuentran mejores oportunidades fuera y, con dominio del inglés los más preparados, casi se mentalizan para escapar desde la escuela. Los demógrafos no se cansan de advertir que la situación acabará siendo dramática.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.