Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los autobuses públicos vascos se unen contra la violencia machista

Las líneas que operan por la noche en las tres capitales estudian detenerse a demanda para mejorar la seguridad de las mujeres

Una parada de Bilbobus.
Una parada de Bilbobus.

Los autobuses públicos de las tres capitales vascas van a aportar su granito de arena en la lucha contra la violencia machista. Primero han sido los gautxoris de Bilbobus, como se denomina a los autobuses urbanos nocturnos de la capital; después, los búhos de Dbus, los de San Sebastián, y ahora los de Vitoria.

Las Corporaciones de las tres capitales estudian cómo implantar el concepto de parada a demanda para sus usuarias con el objetivo prioritario de mejorar su seguridad y reducir el riesgo de que puedan sufrir una agresión sexual porque las paradas están demasiado lejos de sus casas o hayan sido situadas en zonas con menor iluminación. La propuesta de EH Bildu está siendo muy bien acogida en las tres provincias y, a falta de concretar la forma de hacerlo, sus equipos técnicos ya analizan cómo superar los obstáculos para instaurar esa medida y comprometerse más aún contra la violencia de género.

La parada intermedia en los trayectos nocturnos o las paradas a demanda también resultarán beneficiosas para otro tipo de usuarios con movilidad reducida, pero la iniciativa está destinada, sobre todo, a evitar las agresiones sexuales a las mujeres. Uno de los problemas a la hora de aplicarlo es evitar que el autobús se convierta en un taxi. Y otro, que las paradas a demanda se produzcan en lugares no preparados para la descarga y puedan acabar ocasionando más problemas que ventajas, como daños al propio viajero. En el caso de ser paradas no homologadas los seguros no cubrirían al pasajero. La opción que, de momento tiene más posibilidades, es la de habilitar nuevas paradas intermedias entre las actuales en los lugares mejor preparados, para garantizar no solo el descenso, sino también el ascenso al bus.

El objetivo final es mejorar el servicio y su seguridad desde una perspectiva de género y atender además a una de las demandas que, de manera reiterada, se venían produciendo por muchas mujeres que usan este servicio en las tres capitales y que tras bajarse del urbano, tenían que desplazarse con miedo para llegar a sus domicilios.

En el caso de Bilbao la propuesta ya ha sido incorporada al reglamento de Bilbobus que el Área de Movilidad actualiza estos días y que se votará en el pleno que tendrá lugar el próximo jueves. El concejal de la coalición aseguró que se trata de "una medida de coste cero que mejora mucho el servicio de Bilbobus. Va a permitir que los y las usuarias puedan solicitar bajarse entre dos paradas. Eso les permitirá apearse en una zona más cercana a su destino, lo que reduce el riesgo de agresiones”.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran ha asegurado que la propuesta es interesante, sobre todo de cara a garantizar la seguridad de todas las personas y, especialmente, las mujeres. "Hay que analizar el tema desde el punto de vista técnico y político para ver si es posible llevarlo a cabo. Por tanto, requiere del estudio por parte de TUVISA y así se lo vamos a trasladar al consejo de administración", explicó en clave positiva. El cuarto plan de igualdad municipal de Vitoria que próximamente va a aprobar el consistorio alavés, incluye un apartado nuevo relativo a la seguridad de las mujeres y la eliminación de puntos negros. "Ya se vienen haciendo cosas, como la mejora de la iluminación, y esta media también encajaría", ha dicho.

En la misma línea se pronunció el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia. Tras mostrarse favorable a reforzar las medidas de prevención en los autobuses urbanos para evitar las agresiones sexuales, aseguró que lo planteará para su aplicación, lo antes posible, en la mesa de Movilidad de Ayuntamiento guipuzcoano.

Síguenos en Twitter y en Flipboard