Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amaia se derrumba en la academia de ‘Operación Triunfo’

“Siento que no me conozco, no sabría definirme”, dice llorando la navarra a ‘Los Javis’, los profesores de interpretación

Operacion Triunfo
Amaia Romero en la última gala de 'Operación Triunfo' el pasado lunes.

El cansancio, los problemas de voz y la presión están pasando factura a los concursantes de Operación Triunfo. En la última gala del pasado lunes Alfred se ausentó hasta en tres ocasiones debido a la ansiedad sufre; esa misma noche Aitana no estuvo presente en el chat posterior a la gala que los chicos hacen en el 24 horas por un dolor en el pecho; unos días antes Agoney manifestaba que se había planteado abandonar el concurso porque sus dolores de garganta no le permitían dar todo de él. Y ahora es Amaia, una de las favoritas del público, quien se ha derrumbado en la academia.

A punto de enfrentarse a la gala número 11, con el concurso cerca de terminar y con toda la presión por no decepcionar ni a los profesores ni a su batallón de seguidores, la navarra de 19 años se ha venido abajo y ha roto a llorar con Los Javis, los profesores de interpretación, cuando estos le han preguntado por su estado después de verla caminar triste y cabizbaja por la academia. “Me agobio con todo, no sé muy bien qué hacer, cómo comportarme…Quiero dejarme llevar pero siento que no me conozco, no sabría definirme”, explicaba una Amaia preocupada.

“Eres preciosa como eres y has llegado hasta aquí como tú eres. Eres especial y maravillosa”, le animaban los profesores. “Entiendo que da miedo hacerlo tan bien”, añadían consiguiendo sacarle una sonrisa a la concursante que en cada gala consigue poner en pie a todo el plató.

Amaia también achaca su estado a que el fin del programa cada vez está más cerca, lo que supone que dejará la convivencia con sus compañeros, con los que ha formado una gran familia y, especialmente, con Alfred, con quien ha empezado una relación en la academia. Aunque al principio se escondían y ella se mostraba más tímida, desde que los concursantes regresaron de sus casas por Navidad, las miradas, los besos y la complicidad están muy presente entre la pareja.

Desde el principio del programa la navarra se ha convertido en la estrella de esta edición. Los fans la llaman “Amaia de España”, en recuerdo a Rosa López, la primera ganadora del concurso musical. Pero no ha sido solo su voz lo que ha hecho que Amaia Romero se meta al público en el bolsillo, sino también su bondad y espontaneidad. Uno de sus momentos más entrañables fue pedir permiso durante una gala en directo para ir al baño.

Amaia Romero tras su actuación de la gala 8 de 'Operación Triunfo'. ampliar foto
Amaia Romero tras su actuación de la gala 8 de 'Operación Triunfo'.