Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iñaki Miramón y ‘Lola’, una gata en la tercera edad

CUANDO EL ACTOR Iñaki Miramón y su familia acogieron a Lola, la gata era una cachorra recién nacida. Han pasado dos decenios y ahora todos la consideran la abuela de la casa. Y la tratan como tal. Porque sus 20 años felinos equivalen a más de cien para un humano. “Es una anciana, e incluso nos ha dicho el veterinario que tiene un poquito de alzhéimer”, dice el veterano intérprete, protagonista de teleseries como Gym Tony, Lobos y La sopa boba. Les han explicado que por eso, a veces, maúlla por las noches sin venir a cuento.

Iñaki Miramón y ‘Lola’, una gata en la tercera edad

El día en que Lola llegó, venía acompañada por su hermano Manuel. “Nos los regaló mi amiga y compañera de profesión Paloma Paso Jardiel cuando una de sus gatas tuvo una camada”, recuerda el actor vasco. Los llamaron así por el exitoso dúo musical Lole y Manuel, exponentes del nuevo flamenco en los años setenta y ochenta del siglo pasado. Los dos gatos se volvieron inseparables. Cuando Manuel murió, hace dos años, Lola lo buscaba maullando por toda la casa. Y así se pasó semanas enteras. Hasta que un día paró. También el resto de la familia tuvo que acostumbrarse a la ausencia del animal. “Ahora tenemos esa foto suya en el salón”, señala el intérprete de Amar es para siempre.
Como la mayoría de los de su especie, Lola es un animal muy independiente. También lo son su dueño y su familia. “Aquí todos vamos a nuestra bola. Y luego necesitamos momentos de afecto. En ese sentido, me siento muy identificado y cómodo con mi gata”.