Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria’s Christmas

Papá Noel y la lencería se cuelan en el móvil en la avalancha de vídeos navideños

Ángeles de Victoria's Secret, en atavío navideño
Ángeles de Victoria's Secret, en atavío navideño

Ha venido a parar a mi móvil en medio de la acostumbrada avalancha de ocurrencias de estas santas fechas un vídeo navideño de Victoria's Secret. Me ha parecido más interesante que, no sé, el del pesebre con las figuritas animadas o el de la Canción para la Navidad de José Luis Perales. Las imágenes muestran un desfile de las famosas ángeles de la célebre marca de lencería que ha debido realizase, colijo, por Navidad, pues van todas las modelos ataviadas —es un decir— de Papá Noel, en la medida en que el simpático vejete polar y obsequioso pudiera enfundarse en tan breves prendas (lo que causaría la natural estupefacción a sus renos).

No soy un seguidor de los desfiles de la firma, lo mío es más la Victoria Cross que Victoria's Secret, por así decirlo. Pero ¡vaya con el vídeo! Me ha traído recuerdos de la noche que pasé en vela en Tokio en una habitación de hotel con jet lag, enfrascado en la contemplación de un anuncio luminoso que se proyectaba a tamaño gigante en la fachada al otro lado de mi ventana. Se repetía una y otra vez, precisamente, un desfile de las mismas modelos aladas, entre una barahúnda de canciones en japonés y música tecno. No me podía mover ni para correr la cortina. Era como estar atrapado entre Blade Runner y La revancha de los novatos.

En el vídeo del teléfono, las modelos desfilan con garbo y poco más al ritmo de Jingle Bells y All I Want for Christmas Is You, entre ositos de peluche gigantes, grandes bolas de árbol de Navidad y enormes bastones de caramelo, levantando nubes de polvo de purpurina. No sabría decir. A veces ser hombre también es terriblemente difícil.