Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En México, rozar la censura se dice #lohacemosporti

El PRI cambia la ley para que sea ‘ilícito’ causar daño moral también por medios electrónicos

Enrique Peña Nieto, presidente de México
Enrique Peña Nieto, presidente de México FRANCE PRESS

En este 2017, en la escala Richter que ha supuesto para México el año que cierra, los sobresaltos —disgustos— se han prolongado hasta el último momento, también en materia legislativa. Los diputados del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) agitaron la última semana del periodo de sesiones con una reforma del Código Civil sobre el daño moral, generando una gran confusión sobre sus intenciones. La modificación, impulsada por el PRI pero aprobada por unanimidad, apunta a que se considerará un acto ilícito cuando alguien “comunique, a través de cualquier medio, incluidos los electrónicos, a una o más personas la imputación que se hace a otra persona física o moral, de un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado que pueda causarle deshonra, descrédito, perjuicio o exponerlo al desprecio de alguien”. La novedad está en que se agregó, a la ley ya vigente, la frase: “Cualquier medio, incluidos los electrónicos”.

El cambio generó un aluvión de críticas ante lo que se consideraba un intento de censura en vísperas de un año electoral. Varios expertos aseguran que la libertad de expresión está por encima de cualquier modificación de la norma, por lo que la preocupación no debería ser tal. El cambio debe ser evaluado ahora por el Senado, donde el PRI no tiene mayoría.

Más allá del fondo, preocupa la forma. La noticia se conoció a la misma hora en la que el Senado, con mayoría del PRI, ultimaba la Ley de Seguridad Interior, que perpetúa a los militares en las calles, repudiada a escala nacional e internacional. Los diputados del partido tricolor celebraron la modificación con un tuit con el hashtag #lohacemosporti.

En el cierre del año más violento que se recuerda, colofón de sexenio marcado por la corrupción y en donde la imagen del Gobierno priista ha quedado muy dañada, el optimista y condescendiente mensaje de los diputados del partido en el poder dista de estar acertado. Ante las críticas, decidieron borrar el tuit —pero no retractarse de la norma— y escribir otro sin hashtag, recalcando la unanimidad de los partidos.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.