Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michelle Salas, la complicada vida de una ‘influencer’ mexicana

Hija del cantante Luis Miguel y la modelo Stephanie Salas, triunfa en las redes sociales y ha sido imagen de firmas como Dolce & Gabbana, Chanel o Cartier

La 'influencer' mexicana Michelle Salas
La 'influencer' mexicana Michelle Salas INSTAGRAM

El momento más duro del día de Michelle Salas es tomarse dos cucharadas de vinagre de manzana y un chorrito de limón al despertar. "It's so bad", comenta esta joven de 28 años en uno de sus vídeos de YouTube. Habla español perfectamente, pero es mucho más cool mezclarlo con algunos toques sencillos de inglés. El brebaje es lo que más le cuesta, o al menos eso es lo que muestra frente a la cámara. Todo lo demás parece fácil. Gimnasio, compras, peluquería, maquillaje, comida gourmet, compras, cena exquisita, dormir. En alguno de esos huecos deja un espacio para trabajar en su blog.

No queda muy claro a qué se dedica esta influencer mexicana. Vive entre Los Ángeles, Madrid, Nueva York y Ciudad de México. Y, sin tener una carrera de modelo, algunas grandes firmas ya se han disputado su imagen, como Dolce&Gabbana, Chanel o Cartier. Acumula algo más de medio millón de seguidores en su cuenta de Instagram. Y aumentar esa cifra parece uno de los objetivos principales de la hija de Luis Miguel y la modelo mexicana Stephanie Salas. La clave está en los likes. Pertenece a una nueva generación de famosos que han revolucionado la moda convencional.

Después del vinagre entra por la puerta un hombre alto y corpulento, con un bronceado a juego con su camiseta negra con dos enormes cortes laterales que le llegan hasta la cintura. Gafas de sol extragrandes. Y a hacer sentadillas. Porque ella insiste en que le gusta "demasiado" comer y eso no se debe notar. Este joven, al que ella llama Franie, la pone a saltar a la comba o a hacer flexiones junto a la piscina de su lujosa mansión de Los Ángeles. Y a correr. Porque tienen mucho trabajo. "¿Me acompañan?", pregunta Salas a la cámara.

Se ha puesto un vestido lencero color dorado y en algún lugar de su bolso guarda diferentes modelos de gafas de sol. La tarea del día es ir a un showroom a escoger la ropa que ella quiera para ponérsela y hacerse fotos. Después de tomar café en el lugar más "in de L.A [léase como el-ei]", repetirán el mismo trabajo en otro local diferente. Las marcas exhiben sus prendas y rezan para que esta joven decida ponérselas en alguno de sus viajes como invitada a las semanas de la moda, desde Nueva York hasta Milán.

Salas no tiene un canal propio de YouTube, sino un espacio que le ha otorgado la revista Hola! en esa plataforma. Ahí ha contado algunos de sus viajes, desde Nueva York hasta Ibiza. Y uno de los más vistos y compartidos fue el que hizo en Milán con su madre el día que iba a desfilar en la pasarela de Dolce & Gabbana. El vídeo grabó el momento de sorpresa de su madre cuando Domenico Dolce decide que salgan juntas a desfilar: "No me lo puedo creer", comentaba Stephanie mientras sostenía como podía la cámara con la que estaba grabando a su hija.

España esta influencer explicaba dónde radica su éxito: "Las firmas no sólo buscan followers y likes, sino un personaje que comparta sus valores. Si eres fiel a ti misma y encajas con su filosofía, la conjunción es perfecta", explicó una vez en una entrevista. 

Salas ya era famosa antes de nacer. No solo por ser hija de El Sol de México, quien se negó a reconocerla hasta 2008, el año en que ella cumplió la mayoría de edad, sino porque además de su madre y su abuela —la actriz Sylvia Pasquel— su bisabuela es Silvia Pinal, quien fue una de las musas de Luis Buñuel (protagonista de Viridiana, en 1961). Pero ella ha declarado en varias ocasiones que, de momento, la interpretación no le interesa. Lo suyo es el "life and style" (estilo de vida), o sea, hacer lo que ella quiera en cada ocasión.

En pocos años se ha convertido en un personaje de gran influencia en las redes sociales. Un universo que está transformando la moda en la medida en que miles de jóvenes observan a estos famosos como una inspiración de estilo y nuevas tendencias. Cada foto o cada comentario suyo hace que su nombre se convierta en trending topic. Y las marcas han sabido cómo aprovecharlo. Salas contó en una ocasión que el mejor consejo que le ha dado su padre, con el que se reconcilió hace nueve años, es que "la clave del éxito reside en el timing, en la disciplina y en forjarte tu propio método".