Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meryl Streep, víctima de un seguidor de Donald Trump

Un artista de ultra derecha llena las calles de Los Ángeles con una imagen de Streep junto a Weinstein, ambos sonrientes, y ella con los ojos cubiertos por una franja roja que reza “Ella Sabía”

Meryl Streep, en el estreno de "The Post" en Washington. GETTY-QUALITY

La temporada de premios está a la vuelta de la esquina, y Hollywood la vive este año con más presión que nunca. Es el momento justo para que la industria aborde con inteligencia el caso de Harvey Weinstein y se haga responsable de haber sostenido un sistema que protegía a los más poderosos y les permitía acosar, abusar e intimidar a jóvenes actrices. Desde que estalló el escándalo el público investiga también quiénes lo sabían y prefirieron hacer la vista gorda. Y en un intento por evitar ver manchada su imagen y de querer condenar por segunda vez el reinado del terror creado por el productor, Meryl Streep habló y castigó las acciones del hombre al que alguna vez llamó el Dios de la industria. Pero parece que los más duros detractores de la actriz no solo ponen en duda que ella no supiera lo que sucedía, sino que también la culpan.

La primera en atacarla fue una de las supuestas víctimas del magnate del cine, Rose McGowan. La actriz criticó que Streep decidiera sumarse al grupo de estrellas que vestirán de negro en los Globos de Oro como protesta silenciosa contra los acosos y abusos sexuales en Hollywood y en un tuit, que más tarde borró, la llamó hipócrita. Y un exmarine ha aprovechado la popularidad que ha alcanzado este enfrentamiento, pues Streep respondió dolida, para forrar las calles de Los Ángeles con carteles de Streep junto a Weinstein, ambos sonrientes, y ella con los ojos cubiertos por una franja roja que reza “She Knew” (“Ella Sabía”, en castellano).

La idea y ejecución se la ha atribuido Sabo, un exmarine reconvertido en artista con ideología de derechas que, según ha afirmado a The Guardian, ha realizado esta campaña como resultado de lo que él llama una venganza por las fuertes críticas que la oscarizada actriz ha hecho contra Donald Trump. El responsable de la campaña en contra de Meryl Streep es un hombre radical que considera que la izquierda es el “desorden”.

Sabo, de 49 años, ha explicado en el medio británico que él y los dos colegas que idearon la campaña lo hicieron como una represalia por el crítico discurso que la dama del cine realizó en la pasada entrega de los Globos de Oro. "Si ella nos ataca nosotros se lo devolvemos".

Los posters los colgaron en lugares estratégicos de la ciudad. En especial en el área de Pasadena, donde vive Streep, así como en el edificio SAG-AFRA y los estudios 20th Century Fox. Sabo ha sido llamado una versión “de derechas” de Banksy. Para este exmarine, los republicanos son “los nuevos punks”, y se gana la vida vendiendo obras de arte en eventos ultraconservadores y a través de su sitio web unsavoryagents.com.

El artista admite, en cualquier caso, que no le consta que Streep supiera de los abusos que cometía Weinstein. "No puedo decir el 100% que ella lo sabía. Pero creo que cualquiera en la industria cinematográfica tenía una idea bastante clara de lo que sucedía. Creo que ella lo sabía. Es más, quizá le daba a Weinstein carne fresca", dijo a The Guardian. Antes de Streep, Sabo realizó ofensivos carteles de Barack Obama, Hillary Clinton, Bernie Sanders y otros políticos demócratas.

También contó que en un principio la idea era hacer carteles en contra de todo el reparto de la cinta The Post, última película de Streep, que consideraban una “plataforma" para atacar a Trump. "Queríamos vengarnos", sentenció. Sin embargo, terminaron atacando solo a la intérprete por sus constantes críticas al presidente. Sabo, quien usa un seudónimo derivado de una munición de tanque llamada sabot, vende sus impresiones del a 25 dólares en su web.