Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meryl Streep responde a Rose McGowan: “Duele ser atacada”

"No fui deliberadamente silenciosa. No lo sabía. No aprobé tácitamente la violación", asegura la actriz sobre las denuncias de acoso sexual contra Harvey Weinstein

Meryl Streep, en el estreno de su última película, el pasado 14 de diciembre.
Meryl Streep, en el estreno de su última película, el pasado 14 de diciembre. AFP

“Actrices como Meryl Streep, que trabajó felizmente para ese cerdo monstruoso [en referencia a Weinstein], vestirán de negro en los Globos de Oro en una protesta silenciosa. Vuestro silencio es el problema. Aceptaréis un premio falso sin aliento y no haréis un cambio real. Desprecio vuestra hipocresía. Tal vez deberíais vestir un Marchesa [firma de moda de la exesposa del productor]”, es el mensaje que le dirigió Rose McGowan a la oscarizada actriz en su cuenta de Twitter. Algo que a Meryl Streep no le ha sentado nada bien, y que la ha empujado a contestar a su colega de profesión después de que la calificara de hipócrita. Aunque posteriormente la intérprete de Embrujadas eliminó su tuit, la actriz no lo ha querido pasar por alto pues le ha dolido ser atacada.

Así lo expresa en un largo comunicado publicado el lunes. "Duele ser atacada por Rose McGowan en titulares este fin de semana, pero quiero hacerle saber que no conocía los crímenes de Weinstein, no en los años noventa cuando la atacó ni en las décadas posteriores cuando procedió a atacar a otras", asegura Streep. "No fui deliberadamente silenciosa. No lo sabía. No aprobé tácitamente la violación. No lo sabía. No me gusta que las mujeres jóvenes sean agredidas. No sabía que esto estaba sucediendo", añade en la nota, en la que también asegura que ella ni conoce dónde vive el productor, asegura que solo fue una vez a su oficina (en 1998) y que nunca fue invitada a su habitación de hotel, en referencia al modus operandi que parece que solía utilizar Weinstein para acosar y abusar de las actrices que acudían a su encuentro con el engaño de realizar una prueba o entrevista para una película. “Él me necesitaba mucho más de lo que yo le necesitaba a él, y se aseguró de que no lo supiera”, asegura en el comunicado, en el que hace referencia a los posibles exagentes del Mossad que contrató para ocultar las denuncias de acoso sexual, que ya suman más de cincuenta.

La actriz Rose McGowan, durante su intervención en una convención de mujeres el pasado octubre en Detroit.
La actriz Rose McGowan, durante su intervención en una convención de mujeres el pasado octubre en Detroit.

La intérprete asegura en su nota que, tras leer los comentarios en su contra y las supuestas falsedades que dijo McGowan sobre ella, le hizo llegar su número de teléfono a través de amigos comunes, pero finalmente no llegaron a hablar para resolver sus diferencias. “Ayer me senté todo el día junto al teléfono, con la esperanza de poder expresarle mi profundo respeto a ella y a todas las demás que han demostrado valentía exponiendo a ese monstruo, y también mi solidaridad por el dolor que sufre”, asegura Streep. “Esperaba que me llamara. No lo hizo, pero espero que lea esto”. “Lamento de verdad que me vea como una adversaria porque estamos ambas, juntas con todas las mujeres de nuestro negocio, desafiando el mismo e implacable enemigo: el status quo que ansía volver a los malos y viejos tiempos en los que las mujeres eran usadas, abusadas y se les negaba entrar en los niveles altos y de toma de decisiones de la industria”, termina Streep.

La polémica tiene como telón de fondo al productor Harvey Weinstein, que presuntamente violó a McGowan y cuyos numerosos escándalos sexuales, desvelados en los últimos meses, prendieron la mecha del movimiento Me Too (yo también, en castellano) para revelar los recurrentes casos de abusos y agresiones sexuales en el mundo del espectáculo. Tras el escándalo en torno al poderoso hoy caído en desgracia, Hollywood vive inmerso en una enorme polémica ante el goteo constante de nuevas acusaciones de abuso y acoso sexual que salpican a actores como Kevin Spacey, Dustin Hoffman, Louis C.K. y cineastas como Bryan Singer, Brett Ratner, John Lasseter y James Toback. Ante este escenario, la revista People aseguró que Jessica Chastain, Emma Stone y Meryl Streep se encontraban entre las actrices que se iban a sumar a la protesta organizada de cara a los Globos de Oro, los primeros galardones de la temporada de premios de cine, y a la que supuestamente asistirían con vestidos negros como protesta contra el acoso a las mujeres en Hollywood.

Meryl Streep y Harvey Weinstein, en los premios BAFTA de 2012. ampliar foto
Meryl Streep y Harvey Weinstein, en los premios BAFTA de 2012.

McGowan, una de las artistas más involucradas en las pasadas semanas en la lucha contra el machismo en Hollywood y de las primeras en hablar públicamente sobre su experiencia con Harvey Weinstein, criticó esta medida en un mensaje en Twitter que posteriormente eliminó pero que fue captado por medios estadounidenses y Meryl Streep todo el crédito con su respuesta.

Este es el segundo escrito que Meryl Streep publica desde que estalló el escándalo en Hollywood, el primero lo publicó en The Huffington Post a principios del mes de octubre —cuatro días después de que The New York Times publicara la primera historia sobre mujeres— para calificar de “vergonzoso” y “imperdonable” el abuso de poder y el acoso sexual realizado durante décadas por Harvey Weinstein, con quien ella trabajó en películas como La dama de hierro (2011) o Agosto (2013).

Más información