Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

El panda que ha conquistado a los franceses gruñe a Brigitte Macron, su madrina

Fiel a la 'diplomacia del panda', la primera dama bautiza al primer osezno de esta especie nacido en Francia

La primera dama de Francia saluda junto a niños vestidos de panda este lunes. afp

Solo tiene cuatro meses y ya ha conquistado los corazones de los franceses. Desde su mediatizada llegada, el pasado verano, el primer panda nacido en Francia ha sido una de las estrellas indiscutibles mucho más allá de los muros del zoo de Beauval, donde vive con sus padres, Huan Huan y Yuan Zi. Incluso ha sido el protagonista del primer discurso oficial en solitario de la primera dama, Brigitte Macron, que este lunes viajó hasta el zoo situado a casi 200 kilómetros de París para revelar el nombre elegido, como manda la tradición, por la otra “madrina” del osezno, la primera dama china, Peng Liyuan. El que hasta ahora era conocido como Mini Yuan Zi, en un guiño a su padre, o por su acrónimo Myz, como cariñosamente le decían sus cuidadores, se llama ya oficialmente Yuan Meng, que en chino significa “la realización de un sueño”, o de un deseo.

Brigitte Macron, durante la ceremonia en la que fue bautizado 'Yuan Meng'.
Brigitte Macron, durante la ceremonia en la que fue bautizado 'Yuan Meng'. EFE

Un nombre muy grande para un animal, todavía, muy pequeño y que no se mostró especialmente impresionado por los festejos a su alrededor, que vivió en un estado por momentos de profundo amodorramiento solo interrumpidos cuando su madrina Brigitte Macron intentó acariciarlo, gesto que recibió con unos gruñidos recibidos entre risas. A sus cuatro meses, Yuan Meng pesa solo 8 kilogramos y todavía no ha sido mostrado al gran público, que deberá contentarse con verlo a través de una pantalla gigante hasta su presentación oficial, el 13 de enero. Pero es que se espera mucho de Yuan Meng, cuyo hermano gemelo murió al poco de nacer. Francia es solo el cuarto país europeo que logra el nacimiento de un panda en cautividad —el primero fue Chulín, nacido en 1982 por inseminación artificial en Madrid y objeto también de una adoración generalizada en toda España—. Como otros de su especie, Yuan Meng porta además sobre sus todavía pequeños hombros una gran responsabilidad diplomática.

“Yuan Meng es el fruto enérgico y vigoroso de la amistad franco-china”, afirmó Brigitte Macron al desvelar su nombre. “Una amistad sólida”, insistió la primera dama francesa, que confirmó que a comienzos de año acompañará a su marido en su primer viaje oficial a China, país donde la esposa del presidente francés es muy popular. Este panda “tiene un estatus único y simbólico”, continuó Brigitte Macron antes de concluir su breve discurso con un agradecimiento a China. “Hoy estamos con vosotros”, dijo en presencia del viceministro de Exteriores chino, Zhan Yesui, y el embajador chino en Francia, Zhai Ju.

No eran las únicas personalidades presentes. Del lado francés estuvo también, entre otros, el ex primer ministro Jean-Pierre Raffarin y gran especialista en China, hasta el punto de que el presidente Nicolas Sarkozy le llegó a ofrecer durante su mandato el puesto de embajador en Pekín, aunque él lo rechazó.

Precisamente Sarkozy fue uno de los primeros en visitar al bebé panda, cuyo nacimiento fue posible en último término gracias a él. Fue el expresidente el que negoció, en 2012, la llegada de sus padres al zoo de Beauval donde permanecerán prestados hasta 2022, en el marco de la “diplomacia del panda” que hace China con uno de sus animales más queridos en todo el mundo. También Yuan Meng deberá partir rumbo a Chengdú, sede del Centro para la Investigación y la Reproducción del Panda Gigante, al cumplir los cuatro años, como parte del acuerdo de Pekín con las capitales con las que negocia los préstamos de osos panda. Es el camino que emprendió a comienzos de este año otro panda muy popular, Bao Bao, nacido en el zoo de Washington y bautizado en su momento también por Peng Liyuan y la entonces primera dama estadounidense, Michelle Obama.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información