Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un coche de carreras reta a un guepardo, ¿quién ganará?

Formula E, la competición mundial de bólidos eléctricos, se promociona comparando uno de sus monopolazas con el animal más rápido, y uno de los más amenazados, del mundo

El animal más rápido de la Tierra se mide a una veloz máquina. Un guepardo frente a un monoplaza del mundial de Formula E, la competición de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) dedicada a los coches eléctricos. Pese a no usar combustibles fósiles, estos coches son capaces de alcanzar 225 km/h, el doble de lo que se calcula que puede correr un guepardo en velocidad punta. Pero en las distancias cortas, no hay que subestimar al animal, capaz de acelerar de cero a 100 km/h en tres segundos. Por eso la carrera empieza con clara ventaja para el felino. El bólido recorta conforme avanza y la carrera se decide por unos pocos centímetros. Para los amantes de las emociones, mejor no decir en favor de quién. Pero sí hay otro posible final que debe conocer todo el mundo, porque la elección del guepardo no se debe solo a su velocidad. Se trata de uno de los animales más amenazados por la pérdida de hábitats que está provocando el cambio climático. El mismo que producen, entre otros factores, los humos de millones de coches. En la Lista Roja de la  Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza los guepardos aparecen como especie "vulnerable". Solo quedan alrededor de 6.700 ejemplares en libertad.

Más información