_
_
_
_
_
Este es el relato de un viaje al árido sur de Mauritania, un territorio nada fácil para la supervivencia. La ONG Acción contra el Hambre nos ha permitido contemplar sus actuaciones en localidades y aldeas de la zona de Nema, donde habita medio millón de personas (de los poco más de 4 millones que tiene el país). Las casas de adobe salpican la localidad; solo hay una vía asfaltada, el resto son calles de pura arena. Los puestos para vender mercancía durante el día, construidos con madera de acacia, sirven también para dormir por la noche. Por eso, el deterioro de los bosques bajos de los alrededores, colchones naturales contra la desertización, es significativo. Los niños campan a sus anchas. Si sufren malnutrición, simplemente el desplazamiento de la familia hasta un centro de salud cercano cuesta más de lo que pueden asumir. Por eso, muchos tratamientos suelen fracasar.
21 fotos

Buena tierra, buena salud

Crónica de un viaje al árido sur de Mauritania, un territorio nada fácil para la supervivencia. La ONG Acción contra el Hambre nos permite conocer de primera mano sus actuaciones para paliar las necesidades básicas y mejorar el acceso al agua, la salud y los alimentos

El País
_
_