Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La coincidencia naranja

Compromís y Ciudadanos parten de un mismo punto: priorizar la situación de los ciudadanos dentro de los territorios

Albert Rivera y la vicepresidenta valenciana Monica Oltra en el Congreso. rn
Albert Rivera y la vicepresidenta valenciana Monica Oltra en el Congreso.

Compromís y Ciudadanos son dos partidos que comparten inicial, color corporativo y poco más. Pero ayer hubo una excepción. La votación del cupo vasco en el Congreso dejó a ambos frente al resto. Por motivos distintos, pero en la misma posición.

La decisión de Compromís rompe con una tradición de voto nacionalista coordinado “contra Madrid”, abanderado por autonomías ricas como Cataluña o el País Vasco. El partido se lo puede permitir porque la Comunidad Valenciana ya no pertenece a ese club: mientras en 1980 el PIB per capita valenciano correspondía al 102% de la media estatal, hoy está al 88%. Siendo, además, la que más sufre con el sistema de financiación actual, votar a favor de un privilegio no se antojaba muy lógico para Compromís.

Ciudadanos, por su parte, se distingue del resto de formaciones en que ni tiene responsabilidad de gobierno (como el PP, que necesita la muleta del PNV) ni sufre de electorados heterogéneos, como le pasa a la izquierda estatal de PSOE y UP. Ambos deben conjugar el afán descentralizador de sus votantes en zonas ricas con la lógica resistencia que viene de aquellas que se benefician más de la redistribución. Pero eso no es problema para Rivera, cuya presencia en Euskadi es mínima, y cuyo electorado extremeño o andaluz no se distingue del catalán por albergar aspiraciones territoriales distintas.

La coincidencia naranja es, por tanto, menos casual de lo que pueda parecer. Compromís y Ciudadanos parten de un mismo punto: priorizar la situación de los ciudadanos dentro de los territorios (y, por tanto, de cada territorio en su conjunto) por encima de los derechos adquiridos en negociaciones pasadas. Es probable que este origen común se vuelva desencuentro a la hora de discutir soluciones: ayer los valencianos decidieron no apoyar la enmienda a la totalidad de Ciudadanos. Pero el hecho de que sean tan distintos da más valor a la coincidencia, y a la veta que se abre. Una a la que, en teoría, debería sumarse todo aquel que se presuma de centro y, sobre todo, de izquierda: la necesidad de un sistema de financiación autonómica más redistributivo. Y por ello más justo. @jorgegalindo

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.