Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aquí debutó Bob Dylan

Auditorio del Instituto de Hibbing (Minnesota). Dylan debutó aquí en 1955. Cantó un hit de Little Richard.
Auditorio del Instituto de Hibbing (Minnesota). Dylan debutó aquí en 1955. Cantó un hit de Little Richard.
Del enclave de Woodstock al escenario de un directo inolvidable de The Doors. Este es un viaje por los clubes, estudios y auditorios de Estados Unidos que conservan el espíritu del rock.

LO LLAMÓ EL proyecto Listen (escucha). En 2006, la fotógrafa Rhona Bitner acudió al CBGB: el cubil del punk neoyorquino cerraba y Rhona quería retratarlo antes de que se convirtiera —como así ocurrió— en una tienda de ropa más en un Manhattan gentrificado. A partir de ese momento, visitó 83 pueblos y ciudades de todo Estados Unidos para atrapar el espíritu de 385 sitios identificados con la evolución del rock o músicas afines.

Muscle Shoals Sound Studio. En Alabama, una de las grandes fábricas de música de los sesenta y setenta.pulsa en la fotoMuscle Shoals Sound Studio. En Alabama, una de las grandes fábricas de música de los sesenta y setenta.

En algunos casos, era una carrera contra la piqueta, en una sociedad donde impera la doctrina de la renovación urbana. En otros, se trataba de anticiparse a la museificación, su reducción a imanes para turistas. Bitner insistía en quedarse sola en el recinto, tal vez con la esperanza de captar los ecos de las canciones, las vibraciones de públicos y músicos. ¿Fantasmas? No hay más fantasmas que los que habitan nuestra mente.

Esos espacios vacíos invitan a ejercer la memoria, a desarrollar la fantasía, a viajar en el tiempo. Algunos contagian tristeza por la desaparición de ídolos, por la obsolescencia de unos modos de trabajar, por nuestros propios años evaporados. Sin embargo, los edificios más imponentes eluden la nostalgia. Dicen: pasarán esos sonidos y seguiremos aquí. Impasibles.