Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Johnny Depp, bebido en el estreno de ‘Asesinato en el Orient Express’

Su guardia personal de seguridad tuvo que sujetarle durante su paseo por la alfombra roja en Londres ante la mirada de sus fans

Johnny Depp en el estreno en Londres de 'Asesinato en el Orient Express', sujetado por su guardia de seguridad privado.

El actor estadounidense Johnny Depp (54 años) no levanta cabeza. A los problemas legales con sus exadministradores a quienes ha demandado por negligencia profesional, se sumó el controvertido divorcio de la actriz Amber Heard, en el que ella le llegó a acusar de maltrato. Y su última salida de tono ha ocurrido en el estreno mundial de su última película, Asesinato en el Orient Express, a cuya alfombra roja en Londres llegó con evidentes muestras de estar bebido, el pasado jueves.

Mientras sus compañeros de reparto esperaban –entre ellos Judi Dench, Penélope Cruz, Kenneth Branagh y Michelle Pfeiffer– el actor recorrió la alfombra roja a cuyos lados esperaban sus fans agarrado por su guardia de seguridad personal, Jerry Judge, que parecía tener que apuntalarle y le guiaba a lo largo del recorrido sin soltarle en ningún momento. El aspecto del protagonista de Piratas del Caribe era pulcro, bien peinado y vestido con un smoking y corbata de lazo sin anudar. Sin embargo su mirada y su forma de caminar delataban lo que después se convirtió en un rumor confirmado, que había tenido una gran noche el día anterior a la gala y que se había prolongado hasta el mismo día de su presentación del filme. La estrella había sido vista en el club londinense The Box con un traje a rayas y fue amonestado varias veces durante su estancia en el local por fumar en su interior. El actor no acudió a la fiesta posterior al estreno y algunos medios británicos afirman que se disculpó socarronamente con el resto del elenco del film diciendo que "le esperaban dos rubias".

Johnny Deep y Penélope Cruz en el estreno de 'Asesinato en el Orient Express', en Londres.
Johnny Deep y Penélope Cruz en el estreno de 'Asesinato en el Orient Express', en Londres. Getty

El viernes por la noche, los comentarios sobre el estado de lucidez del actor volvieron a encender las redes sociales después de ser entrevistado en el programa de televisión que conduce Graham Norton. Una nueva aparición que dejó a los espectadores preguntándose si estaba borracho o drogado, y que alimentó comentarios en Twitter como: “Johnny Depp parece haber tomado TODAS las drogas”, o “Johnny Depp está drogado, borracho o ambas cosas”.

No es la primera vez que el intérprete llega a una alfombra roja con signos de embriaguez. Sólo hace falta consultar Internet para toparse con varias ocasiones en las que distintos medios de comunicación dan cuenta de su estado más que alegre en algún que otro estreno. En esta ocasión el incidente es una preocupación más para los admiradores de Johnny Depp que han visto como su ídolo ha lidiado durante el pasado año con pleitos con sus exadministradores a los que acusa de gestionar mal su fortuna y llevarle a la ruina económica, y el complicado divorcio de su segunda mujer, la también actriz Amber Heard, que le acusó de maltrato.

Johnny Deep y su exmujer Amber Heard en un estreno.
Johnny Deep y su exmujer Amber Heard en un estreno. Reuters

Este extremo terminó siendo confirmado por sus exasesores, los mismos que durante el proceso de separación de la pareja guardaron silencio, pero que cuando tuvieron que armar su propia defensa aseguraron que Joel Mandel, propietario de The Mandel Group (la empresa que llevaba los negocios de Depp) había sido informado por el personal de la casa del actor que éste tenía “una personalidad errática y que en algunas ocasiones había causado daños físicos a Amber Heard”. En los documentos presentados por la defensa de The Mandel Gropu, también se afirma que el actor despilfarra su dinero y que llega a gastar 30.000 dólares mensuales en vino.