Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

O. J. Simpson sale de la cárcel

El exjugador de fútbol americano, de 70 años, deja la prisión bajo fianza, tras cumplir nueve años de condena tras ser juzgado por secuestro y robo a mano armada

OJ Simpson
O.J. Simpson sale de prisión bajo fianza. AP

Tras pasar nueve años en prisión, el famoso exjugador de fútbol americano O.J. Simpson, de 70 años, salió de prisión bajo fianza ayer. Simpson entró en la cárcel tras ser juzgado por secuestro y robo a mano armada en un incidente que tuvo lugar en 2008 cuando quiso recuperar por la fuerza una serie de trofeos deportivos y fotografías personales que el condenado consideraba suyos aunque estaban en poder de unos marchantes de coleccionismo deportivo.

Según fuentes del Departamento de Prisiones del estado de Nevada, el exjugador firmó tranquilo los papeles que le devolvían la libertad  y un coche acudió a recogerle fuera del centro penitenciario sobre la medianoche local para evitar la posible congregación de medios en la puerta de la cárcel. Según los agentes de prisión, se desconoce quién recogió al exjugador y hacia donde se dirigía. Eso sí, al salir del centro penitenciario, los oficiales le dijeron a Simpson lo mismo que a todos los presos que quedan en libertad: “No vuelvas”. A lo que él contestó: "Lo intentaré".

El exjugador abandonó las instalaciones penitenciarias con ropa cómoda: unos vaqueros azules, chaqueta vaquera y unas zapatillas de deporte blancas. Una vez liberado, Simpson está sujeto a la supervisión de la División Estatal de Libertad Condicional hasta septiembre de 2022, aunque estos cinco años de vigilancia podrían disminuir por buen comportamiento.

Simpson conoció que saldría en libertad el pasado mes de julio y entonces el exjugador de fútbol recibió la noticia con emoción y declaró que quiere una vida “libre de conflicto”. “Estoy en un momento en mi vida en que todo lo que quiero hacer es pasar cuánto más tiempo pueda, con mis hijos y amigos”, declaró Simpson ante la junta que le concedió la libertad. También dijo que el destino de su nueva vida sería el Estado de Florida, “comer un buen filete y marisco”, según reveló recientemente su abogado, Malcolm LaVergne. El Fiscal General de Florida, Pam Bondi, no está de acuerdo con esta decisión que pretende bloquear, según diversos medios locales.

“Está muy, muy emocionado”, aseguró LaVergne en una entrevista reciente a la cadena de televisión local KTNV. “Ha tenido una actuación perfecta como preso. Anticipo que tendrá una actuación perfecta bajo la libertad condicional”, añadió el letrado. Su hija, Arnelle de 48 años, ha señalado que su padre está “arrepentido, verdaderamente arrepentido". En julio, Simpson aprovechó la audiencia para defender su inocencia.

Los hechos por los que Simpson entró en prisión ocurrieron en 2008, cuando el deportista, junto a dos cómplices armados, robó objetos deportivos de una habitación de un hotel de Las Vegas (Nevada). Según su declaración durante el juicio, “estas dos personas eran escoltas y las mercancías suyas”. Su argumento no convenció al jurado y fue declarado culpable de 12 cargos, entre ellos secuestro y robo a mano armada y condenado a entre nueve y 33 años de prisión, Al final ha cumplido el mínimo establecido en la sentencia: nueve. .

Durante la vista, la defensa del exjugador calificó la sentencia de injusto. Sus abogados alegaron que los cargos eran excesivos y que se debían, sobre todo, al alcance mediático que siempre provocaba Simpson desde que fue juzgado por el doble asesinato de su exmujer Nicole Brown y su amigo Ronald Goldman en 1994 del que fue absuelto y que se retransmitió a toda la nación.

Simpson, que en los años 70, era una especie de héroe en Estados Unidos y fue nombrado el jugador más valioso de la Liga Nacional de Fútbol en 1973, ya se había sentado antes de esta ocasión en el banquillo acusado de haber asesinado a su exmujer y a la pareja de ésta una noche de junio de 1994. Nicole Brown y Ronald Goldman. recibieron alrededor de 20 puñaladas cada uno en una agresión que tuvo lugar en la casa de la exesposa de Simpson mientras los dos hijos que la expareja había tenido durante su unión dormían en el piso de arriba. En 1995, tras 134 días de lo que ha sido calificado como uno de los juicios más mediáticos del mundo y después de menos de tres horas de deliberaciones, el jurado absolvió penalmente al jugador en un juicio plagado de irregularidades. En 1997, atendiendo a una demanda civil, se le obligó a reparar a los herederos de las víctimas. Un hecho incomprensible porque a ojos de la justicia era inocente y culpable a la vez.

En 2008, la condena que le envíaba a pasar al menos nueve años entre rejas por secuestro y robo a mano armada, fue entendida por muchos estadounidenses como justicia retrospectiva aunque lo que se juzgaron entonces fueron otros hechos. O.J. Simpson negó siempre su culpabilidad y se llegó a especular, años más tarde, con que los asesinatos habían sido obra de otra persona, un preso condenado a muerte por otro caso.

O. J. SIMPSON, más allá del fútbol americano

En los años setenta, tras su rotundo éxito en el fútbol americano universitario, O. J. Simpson alcanzó la fama como jugador de los Buffalo Bills de la liga de NFL y logró varios hitos deportivos. En 1979, se retiró y entró en el mundo de la publicidad y del cine. Simpson fue juzgado en 1994 por el asesinato de su exmujer Nicole Brown y su amigo Ronald Goldman. El juicio duró 134 días que fueron televisados como un espectáculo nacional. El exjugador fue absuelto. Sin embargo, en 1997, Simpson fue juzgado por los mismos hechos en un juicio civil, el cual le declaró culpable, desdiciendo la sentencia de tres años antes. Simpson tuvo entonces que indemnizar con 33,5 millones de dólares a las familias de Brown y Goldan en concepto de daños. De esta deuda, el exjugador de fútbol ha pagado solo una pequeña parte.

Más información