Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manifestantes en la Diada

Un año más, con motivo de la Diada, entre los comentaristas ha surgido el contraste a la hora de cuantificar. La mayoría silenciosa. Fuesen cuantos fuesen los manifestantes, menos de una cuarta parte, o de una sexta parte. De acuerdo. Por ensayar la objetividad, una precisión personal. En mi familia, de cinco miembros adultos, todos irán a votar. Posiblemente al menos uno o dos voten sí. Solo uno ha estado en la manifestación. ¿Los cuatro restantes pertenecen a la mayoría silenciosa?— Martí Castells i Casellas. Barcelona.


Resulta preocupante el estricto orden y la precisa coreografía de la Diada de Cataluña. Implica una planificación y control estrictos y una multitud instruida, muy entrenada, dispuesta y sobre todo muy subordinada a sus líderes. Muchos de los asistentes han sido traídos desde la Cataluña más periférica a un coste elevado. Es una visión actual de las manifestaciones de los regímenes más autoritarios de uno u otro signo. Siendo esta una sociedad libre, ¿en qué mundo viven, qué les habrán prometido y cómo se sentirán cuando muchos de ellos se despierten?— Eliseo Pascual Gómez. Alicante.


Prueba del sistemático maltrato y falta de respeto de los españoles por los catalanes es que por segunda vez una película hablada íntegramente en catalán ha sido seleccionada para competir en la carrera previa a los Oscar. Va a ser que a veces las palabras no reproducen la realidad, la crean.— Juan José Romera. Pizarra. Málaga.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.