Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos ya es el príncipe de Gales más longevo

El hijo de Isabel II se convierte en el príncipe de Gales que más años ha llevado el título mientras sus índices de popularidad descienden

El príncipe de Gales, en un acto oficial este verano.
El príncipe de Gales, en un acto oficial este verano. GTRES

La longevidad de la reina va camino de conseguir para la familia real británica el récord de batir récords. Dos años después de que Isabel II se convirtiera en la reina viva más longeva y la que más tiempo ha ocupado el trono británico, es ahora su primogénito, Carlos de Inglaterra, el que se apunta una nueva marca: el sábado pasado se convirtió en la persona que durante más tiempo ha ostentado el título de príncipe de Gales. El récord se añade al de la persona que durante más tiempo ha sido heredera directa al trono, honor que ostenta desde que, cuando él tenía tres años, su madre se convirtió en reina.

Carlos es el vigésimo primer príncipe de Gales. El título suele adornar a los primogénitos de los reyes, pero no es automático ni hereditario: lo debe crear cada vez el rey o la reina. Así, aunque Carlos es heredero directo al trono desde los tres años, fue nombrado príncipe de Gales cuando tenía nueve, el 26 de julio de 1958, y su investidura tuvo lugar 11 años después. Ha sido pues príncipe de Gales, de momento, durante más de 59 años.

Isabel II nombre oficialmente a su hijo Carlos como príncipe de Gales, en una ceremonia en julio de 1969. ampliar foto
Isabel II nombre oficialmente a su hijo Carlos como príncipe de Gales, en una ceremonia en julio de 1969.

El récord lo ostentaba hasta el pasado sábado Eduardo VII, hijo de la reina Victoria, que fue la persona que durante más tiempo reinó en el país hasta que la alcanzó su tataranieta Isabel II, el 9 de septiembre de 2015, al superar los 63 años y 216 días de reinado.

A sus 68 años, pasada ya la edad de jubilación del común de los mortales, Carlos de Inglaterra aún no ha podido realizar el trabajo para el que está destinado desde que tenía tres años. Con una agenda oficial relativamente apagada y eclipsado por la atracción de sus dos hijos, Guillermo y Enrique, y sus nietos, la popularidad del príncipe de Gales no atraviesa su mejor momento. En una reciente encuesta, publicada este verano coincidiendo con el 20º aniversario del trágico fallecimiento de su exesposa, Diana de Gales, solo un 36% del público británico consideraba que su contribución a la monarquía ha sido positiva, comparado con un 60% en 2013. Y solo un 14% de los encuestados deseaba que su esposa, Camila de Cornualles, sea reina.

Carlos de Inglaterra, con su hijo Guillermo.
Carlos de Inglaterra, con su hijo Guillermo. GTRES

Cuando y si llega le llega la hora, algo que la envidiable salud de la que disfruta la reina a sus 91 años no parece augurar que sea inminente, Carlos batirá otro récord: será el monarca más viejo de la historia de su país. Hace cuatro años que superó la edad a la que, en 1830 y a los 64 años, se convirtió en rey Guillermo IV, quien todavía ostenta el récord. Para convertirse en el heredero al trono más anciano deberá esperar a cumplir los 83 años, edad a la que falleció Sofía del Palatinado, en 1714, sin haber llegado a ocupar el trono.