Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olivia Newton-John habla de su cáncer: “Mentiría si dijera que no tengo miedo”

La actriz explica en una entrevista las bondades del cannabis como tratamiento para su enfermedad, que asegura que va a superar

Olivia Newton John
Olivia Newton-John, durante una actividad contra el cáncer de mama en Las Vegas en 2016. Cordon press

En mayo de este año Olivia Newton-John reconocía públicamente que volvía a padecer cáncer de mama, enfermedad a la que se había enfrentado en 1992. "El dolor de espalda que inicialmente provocó que pospusiera la primera parte de la gira se ha tornado en un cáncer de mama que se ha metastatizado al sacro", escribió en su perfil de Facebook. Con este mensaje anunciaba que suspendía la gira que tenía prevista para junio. Han pasado casi cuatro meses y la actriz, de 68 años, se ha sincerado en una entrevista con el programa de televisión australiano 60 minutes. “Mentiría si dijera que no tengo miedo”, ha dicho al hablar sobre la enfermedad.

La inolvidable protagonista de Grease ha admitido que las primeras semanas fueron muy duras. Le costaba mucho caminar y los dolores eran muy fuertes. “Tengo que superar esto, lo tengo claro. Sé que será un largo y complicado camino por recorrer”, añade al programa. Aunque se muestra positiva: “Estoy segura de que lo voy a conseguir”. En cuanto al dolor, asegura que ha sido tan fuerte que por eso tuvo que abandonar el trabajo. “Intenté volver a trabajar, pero me suponía una agonía”.

La actriz ha aprovechado el programa de televisión para hablar de la importancia del cannabis como tratamiento medicinal. “Consumo cannabis medicinal, me ayuda mucho para el dolor. Es una planta que ha sido consideraba mala por mucho tiempo, pero en realidad tiene muchas propiedades curativas”, sostiene.

Además de tratarse con terapias naturales, la intérprete se ha sometido a un ciclo corto de radioterapia. Los tratamientos se los ha realizado con el equipo médico del Olivia Newton-John Cancer and Wellness Centre [que la actriz fundó en 1992, tras superar su anterior cáncer] y el Centro de Investigación de Melbourne, en Australia.