Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mirar atrás para empezar de nuevo

Tom Ford, Desigual y Calvin Klein vuelven a sus orígenes en sus propuestas en la Semana de la Moda de Nueva York

Dos de las modelos en el desfile de la colección de Desigual para el próximo verano en Nueva York.
Dos de las modelos en el desfile de la colección de Desigual para el próximo verano en Nueva York. WireImage

Fucking Fabulous. Así ha llamado Tom Ford a su último perfume. Lo presentó a principios de esta semana, dando pistas del tipo de mujer que haría desfilar encima de la pasarela: terriblemente fabulosa. Con una propuesta llena de energía, eléctrica, el diseñador tejano abría el miércoles por la noche en Nueva York la temporada de desfiles de verano 2018. Con paso firme, las modelos presentaron una colección de piezas muy sofisticadas que conectan con los noventa, la década que se lo dio todo a Tom Ford. El diseñador tenía ganas de regresar a esos maravillosos años para reencontrarse con aquello en lo que siempre ha creído: una mujer poderosa, segura de sí misma que disfruta con el culto al cuerpo.

La modelo Gigi Hadid en el desfile de Tom Ford del pasado miércoles. ampliar foto
La modelo Gigi Hadid en el desfile de Tom Ford del pasado miércoles. REUTERS

Este acto de nostalgia que busca renovar el pasado se ha materializado en una silueta de hombros cuadrados que Tom Ford ha dibujado tanto en chaquetas de color fucsia, negro y denim, como en vestidos, de lentejuelas muy cortos o largos y fruncidos. También en unos escotadísimos bodies que combinados con pantalones de tiro bajo dejan la parte alta de la cadera al descubierto. Rematando todos los conjuntos unos afilados tacones de aguja.

Modelos y bailarinas en el desfile de Desigual en Nueva York. ampliar foto
Modelos y bailarinas en el desfile de Desigual en Nueva York. WireImage

Ford no ha sido el único que ha revisitado sus inicios. Al día siguiente, en el desfile de Desigual una revitalizante performance trajo a la actualidad los valores primigenios de esta empresa fundada por Thomas Meyer en 1984. El show fue concebido por el reputado fotógrafo Jean Paul-Goude con ayuda del coreógrafo Ryan Heffington, autor del viral baile del videoclip Chandelier de Sia. “Hemos intentado darle nueva energía a Desigual”, explicaba a este periódico el nuevo director creativo de la marca. La estética tribal y multicultural de las chicas Goude emanaba la energía optimista y creativa de mediados de los ochenta, época en la que triunfaban marcas como Fiorucci o Moschino. La bajada de ventas que empezó a experimentar la compañía de Barcelona a partir de 2016 inició un proceso de transformación que ha dado un giro inesperado con el nombramiento de Goude. Toda una declaración de intenciones para reposicionar la firma que busca el respeto de la industria de la moda así como la atención internacional. Goude, que tiene alma de artista (“Simplemente hago lo que siento”) y ha incluido en el desfile piezas de su colección cápsula con Desigual, busca alejarse de lugares comunes: “Para algunas personas el uniforme funciona. Para nosotros no. Porque la naturaleza de la marca es inesperada, y no existen uniformes de lo inesperado”.

Carrusel en el desfile de la colección para el próximo verano de Raf Simons para Calvin Klein. ampliar foto
Carrusel en el desfile de la colección para el próximo verano de Raf Simons para Calvin Klein. AFP

Por la noche, en pleno centro de Manhattan, Raf Simons presentaba su segunda colección para Calvin Klein. La expectación era máxima, nadie quería perderse la nueva sensación de la Semana de la Moda de Nueva York. Modelos, actrices y actores charlaban animadamente en el pasillo central minutos antes de que empezara el desfile con una nueva instalación del artista Sterling Ruby como telón de fondo. De nuevo el diseñador belga ha sabido estar a la altura de la fascinación que despierta. Simons continua su viaje a las profundidades de Estados Unidos y a las entrañas de una de sus marcas más emblemáticas. En esta ocasión ha tomado inspiración del mundo del cine y su capacidad para mostrar el encanto y el terror de la sociedad americana: “Aquí no existe el horror sin belleza”, reflexiona en su nota de prensa. Resulta complicado no leer entre líneas una crítica a la tensa situación política que vive el país. Una colección hipnótica, inquietante e inteligente que ha puesto en evidencia la magistral capacidad que tiene Simons para trabajar con referentes sin caer nunca en los clichés. Vestidos de líneas clásicas elaborados con nylon, goma y piel pintada a mano, camisas y pantalones de estilo cowboy de tejidos satinados, vestidos-pompón, abrigos blancos con motas sangrientas y prendas con obras de Warhol serigrafiadas yuxtaponen lo bello y lo bestia de América en un ejercicio conceptualmente complejo poco habitual estos días. “La moda intenta ocultar el horror y solo abrazar lo bello. Pero ambas cosas forman parte de la vida”, dijo el diseñador.

De izquierda a derecha: el presentador Trevor Noah y los actores Lupita Nyong'o y Jake Gyllenhaal, en el desfile de Calvin Klein. ampliar foto
De izquierda a derecha: el presentador Trevor Noah y los actores Lupita Nyong'o y Jake Gyllenhaal, en el desfile de Calvin Klein. AFP

Éxodo en la Gran Manzana

La Semana de la Moda de Nueva York se ha visto enrarecida por la caída de marcas emblemáticas e influyentes del calendario. Rodarte, Proenza Schouler, Thom Browne y Altuzarra han cambiado este año París por la Gran Manzana. Ante este éxodo, Steven Kolb, presidente y CEO del consejo de la moda de EE UU (CFDA) quiso reivindicarse: “Ninguna de estas marcas podría desfilar en París si no fuera por Nueva York. Todos ellos han sido ganadores o participantes de las ayudas de moda, y pudieron empezar gracias a lo muy democrática y abierta que es América”.

No es la primera vez que ocurre. En Londres en 2002 tres de sus pesos pesados (Alexander McQueen, Stella McCartney y Hussein Chalayan) anunciaron que se marchaban a París. Y la ciudad fue capaz de nutrir el calendario con otras propuestas. Marcas como Monse, Sies Marjan, Helmut Lang o Rosie Assoulin parecen preparadas para llenar el hueco que han dejado sus colegas en el calendario de Nueva York.