PLANES

Hablamos con el creador de Ableton Live que inundará Santiago con sus láseres

El alemán Robert Henke, alma de Monolake, estrena este sábado su imponente espectáculo audiovisual ‘Lumière III’ en el festival gallego WOS Festival

Así a primeras el nombre de Robert Henke puede que no les suene a aquellos que no estén muy puestos en la música electrónica experimental. Como Monolake (primero acompañado de Gerard Behles, y desde 2001 en solitario) el alemán no ha cesado de editar música ambient, minimal, techno e IDM durante todos estos años. Y este sábado, dentro del marco del WOS Festival, presentará en dos pases (a las 19:00 y las 21:00 horas) en el Teatro Principal de Santiago de Compostela su último espectáculo: un Lumière III del todo sensorial en el que láseres de alta precisión se hermanan con su música para crear un show esculturalmente efímero que, por nada del mundo, deberías perderte. Sobre todo teniendo en cuenta que sólo va a poder verse en la ciudad gallega este año.

“El objetivo principal es crear una experiencia audiovisual única. En 2013 estrené el primer Lumière y, desde entonces, he creado tres versiones diferentes. Con el paso de estos años el espectáculo ha ido evolucionando. La primera versión era mucho más áspera e improvisada, y esta última es mucho más refinada y con un montón de complejos detalles sonoros y visuales. Quiero provocar al público, proporcionarle una serie de sensaciones más allá de lo que esperan”, afirma. Sin duda, el empleo que hace de los láseres en vivo no tiene parangón en la actualidad. ¿Qué le fascinó de ellos? “Lo que más me gusta es la poderosa y especial calidad de este tipo de luces. Los láseres son máquinas muy limitadas y resulta difícil crear formas complejas e intrincadas, pero a su manera son como un instrumento musical. El desafío era crear diversos patrones visuales a través de la programación hasta encontrar mi propio lenguaje visual. De alguna forma es como una sinfonía”, comenta.

“No suelo bailar a no ser que esté borracho. Cuando estoy en un club prefiero escuchar la música y observar a la gente que está a mi alrededor”

Aparte de por su música, si por algo el mundo de la electrónica debería estarle eternamente agradecido a Henke es por ser uno de los padres del software Ableton Live. En 1999, junto a Gerard Behles y Bernd Roggendorf, fundó la compañía Ableton, y en apenas unos pocos años sus invenciones se convirtieron en la Piedra de Rosetta de todos aquellos artistas que querían escapar de sus estudios caseros y presentar sus canciones en vivo. Coincidiendo con la explosión de los festivales a principios de los dos mil, los ordenadores se apoderaron de los escenarios de medio mundo. ¿Es realmente consciente del papel que ha desempeñado? “Nunca esperé que eso sucediera. Por supuesto, el éxito de la empresa me ha permitido invertir dinero en otros proyectos que son demasiado caros para llevar a cabo. Aunque debo admitir que actuar en un festival y ver todos esos ordenadores portátiles es genial. A pesar de que en un principio Behles y yo creamos el software para usarlo en nuestros directos como Monolake, pronto nos dimos cuenta que podría ser importante para muchas otras personas. Lo que no imaginábamos es que artistas y bandas de géneros tan diferentes al de la electrónica lo usarían. Jamás he estado interesado en su comercialización porque no soy un hombre de negocios, pero me hace feliz comprobar que lo que inventamos sigue más vigente que nunca”.

Henke reconoce que “no suelo bailar a no ser que esté borracho. Cuando estoy en un club prefiero escuchar la música y observar a la gente que está a mi alrededor”. Aunque, asimismo, también entiende que desde los últimos años haya artistas que han decidido conscientemente prescindir de Ableton Live para volver a apostar por instrumentos al uso. Ahí está, por ejemplo, el caso de los belgas Soulwax, quienes para su último largo, From Deewee, han renunciado a cualquier ayuda informática externa. “Si usas tu portátil para todo, desde entrar en Facebook hasta leer la prensa, es posible que no quieras estar delante de una pantalla también para producir música. Me parece algo muy entendible y respetable”, opina.

“Creamos el software para nuestros directos. No imaginábamos que artistas y bandas de géneros tan diferentes al de la electrónica lo usarían. Lo que inventamos sigue más vigente que nunca”

Más allá de pasear su Lumière III estas semanas por diversas plazas europeas, Henke ya tiene puesta la mente en un nuevo espectáculo que estrenará el próximo verano en París en el que ensamblará electrónica y vídeo, además de otras instalaciones artísticas y un proyecto con ordenadores antiguos que le encantaría materializar más pronto que tarde. También nos avanza que “habrá más nuevos lanzamientos de Monolake y un show en vivo completamente nuevo que también se aprovechará de la fuerza visual de los láseres”. Aunque todas estas son otras historias que, a su debido momento, ya se contarán.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50