Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un poderoso truco para alcanzar tus objetivos

Crea un sistema de penalizaciones y recompensas, el clásico “palo o zanahoria” adaptado a tu realidad

Un poderoso truco para alcanzar tus objetivos

Septiembre y enero se caracterizan porque nos llenamos de buenos deseos y objetivos que no siempre cumplimos. Vamos a ver un truco poderoso que nos ayuda a ponernos las pilas.

Jesús Vega, escritor y conferenciante, cuenta cómo consiguió que un amigo suyo dejara de fumar después de un sinfín de métodos, terapias, caramelos y demás inventos. Los dos son muy aficionados al Real Madrid, dato muy relevante para la historia, y un día de invierno, antes de entrar en el campo, su amigo le pidió que le acompañara a echar el último cigarrito. “¿Pero por qué no dejas ya de fumar?”, le dijo. “Pues porque no puedo… he probado con todo”. A Jesús se le iluminó la bombilla y le planteó un reto. “Te propongo algo: si no dejas de fumar en un mes, tendrás que donar mil euros a una fundación”. Su amigo tragó saliva. Es una cantidad que a la mayor parte de los mortales le dolería pagar. “Ahora bien –continuó Jesús–, esos mil euros irán a parar a la fundación del Barça”. La cosa dolía bastante más. Su amigo puso el grito en el cielo. ¡Eso estaba por encima de su nicotina! Sellaron el pacto y, pasado un mes, ya no fumaba. Y esto podría haberle ocurrido a cualquier aficionado del Barça que hubiera tenido que donar dinero al Real Madrid; a uno del Betis con el Sevilla, o viceversa; a uno del Milan con el Inter, o a tantas otras rivalidades clásicas que tenemos los primates en este planeta, solo que en este caso en forma de balón.

Para conseguir un objetivo hace falta tener la determinación de hacerlo y una de las claves para despertarla es un sistema de penalizaciones o de recompensas que realmente te duelan o te entusiasmen. Es decir, has de aplicarte el clásico “palo o zanahoria” adaptado a tu realidad (o tener un amigo que te echa una mano para ello). Dependiendo de tu objetivo, que puede ser hacer deporte, comenzar unas clases o tomarse la vida con menos estrés, funcionará mejor la penalización o la recompensa, como se ha demostrado en otros experimentos.

Cuando ejercemos el autocontrol, es importante una pequeña recompensa por aquello de animarnos

Roy Baumeister, profesor de la Florida State University, ha analizado una de las claves en los procesos de cambio: el autocontrol para dejar de enfadarnos por nimiedades, por ejemplo, o para no asaltar el frigorífico. Pues bien, ese autocontrol que necesitamos se agota y, cuando ocurre, necesita de una pequeña recompensa. Baumeister lo demostró con un grupo de voluntarios. Les pidió que pasaran a una habitación que olía a sabrosas galletas recién horneadas. A un grupo de ellos les permitió comer las galletas y a otros, unos rábanos que estaban en la otra mesa, con la consiguiente cara que tuvieron que poner. Después, les pidió a todos ellos que resolvieran un rompecabezas geométrico complicado y, curiosamente, los que habían comido rábanos se dieron por vencidos en tan solo ocho minutos, mientras que los que habían disfrutado de las galletas, aguantaron diecinueve minutos de media.

Conclusión: la glucosa ayuda en la gestión de uno mismo, pero lo más importante, cuando estamos ejerciendo autocontrol, es buena una pequeña recompensa por aquello de animarnos. Lógicamente, si el reto es hacer una dieta, las galletas no son lo más recomendable, pero entonces busca otra que te apasione, que no se lleve mal con tu objetivo y que te dé ese regalito que te puedes merecer. Quizá una llamada a un amigo, una película, un masaje, un viaje o lo que tú quieras. Y, si no, siempre puedes recurrir al compromiso de destinar un dinero a un sitio que no te haga la menor gracia.