Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿No consigues alquilar/vender tu casa? 10 consejos para que te la quiten de las manos

Como también sucede en Tinder, una buena presentación fotográfica es requisito indispensable para triunfar

vender casa
Para sacar el máximo partido al espacio, hay que huir de la luz artificial. Lo mejor es fotografiar con luz ambiente y exposiciones largas. Cordon

¿Cuántas veces, en nuestra búsqueda desesperada de nuevo alojamiento, hemos descartado una casa porque sus fotos estaban borrosas y parecían más el escenario de una matanza que de un futurible y acogedor hogar? ¿O cuántas veces hemos intentado alquilar o vender nuestra propia casa sin éxito alguno preguntándonos amargamente el porqué del fracaso? Probablemente la clave estaba en esa cosa tan manida de que una imagen vale más que mil palabras. Y es que la buena presentación fotográfica de una casa en portales inmobiliarios o en redes es, como sucede en el Tinder, requisito indispensable para triunfar. De hecho, desde la plataforma inmobiliaria Idealista aseguran que si bien hace años aún se anunciaban casas sin fotos, ahora mismo apenas si hay. ¿La razón? “Este tipo de anuncios tiene una apertura cero por parte del usuario, nadie se interesa por una casa que no puede ver”, asegura Francisco Iñareta, portavoz de Idealista.

Para acabar con todas estas frustraciones, expertos en la materia nos proporcionan un decálogo a seguir:

1. Evitar los grandes angulares. El fotógrafo Pablo Zamora asegura que “si bien distorsionan los espacios para que parezcan más grandes, el resultado es una proporción rarísima y muy fea”. Antón Goiri, también fotógrafo, asegura que el truco de usarlos para hacer que tu retrete de 2 metros cuadrados parezca tener 50 no es buena idea, “se nota el engaño”. Montse Zamorano, arquitecta especializada en fotografía de arquitectura, no es, sin embargo, tan tajante: “Hay grandes angulares especiales para fotografía de interiores que permiten mostrar cosas que otras lentes no permiten. Ha de ser un gran angular que no deforme con el efecto ‘barrilete’ como los ojos de pez y hay que prestar atención a los objetos situados en los bordes de la foto porque pueden deformarse y aparecer más grandes de lo que son”.

Recuerda: la casa ha de estar ordenada y cuanto menos ruido tenga, mejor.
Recuerda: la casa ha de estar ordenada y cuanto menos ruido tenga, mejor. Cordon

2. Luz natural. Se debe usar luz ambiente y exposiciones largas para sacar más rendimiento al espacio, evitando iluminación artificial de bombillas o flashes (aunque Zamora admite que para darle un rollo más moderno, el flash puede quedar muy bien). “Si el espacio es muy oscuro -puntualiza Goiri- tira la luz al techo para evitar sombras cruzadas”. Y ¡cuidado con el contraluz! “Puede hacer que una parte quede completamente a oscuras y otra iluminada”, previene Zamorano.

3. Prescinde de los encuadres muy picados o contrapicados.

4. Coloca la cámara siempre más baja que el ojo (que se vea suelo, vaya) y vigilar bien las líneas (mantén el móvil o la cámara rectos).

5. Decántate por las fotos horizontales y mantén el mismo formato en todas las fotos.

6. Algo que parece muy evidente, pero a veces se nos olvida: el orden. La casa ha de estar ordenada y cuanto menos ruido tenga, mejor. “En decoración, un estilista quita más cosas que pone”, sentencia Goiri. Desde Idealista recomiendan despersonalizar las estancias, no fotografiar los cuartos con mascotas o personas, aunque sí con plantas. Y siempre con muebles, aunque Zamora aconseja evitar “los clásicos bodegoncitos como descolocados pero colocados, las fotos familiares o los cuadros religiosos”.

7. Fotografiar desde las esquinas. “Para espacios pequeños, permite que se vea lo máximo posible” recomienda Zamorano.

8. Para dar un carácter tridimensional -y por tanto, mayor profundidad- coloca en alguna foto un elemento, tipo silla, en primer plano. “Algo no muy grande. No debe verse entero para que no pese demasiado”, dice Goiri.

9. ¡Ojo con los reflejos! Tanto en espejos como en cristales, la aparición del fotógrafo puede resultar un tanto inquietante…

10. Otra obviedad que no siempre se tiene en cuenta: fotografiar cada habitación. En Idealista recomiendan seguir un orden: primero comedor, salón y cocina; luego habitaciones y baños; y, por último garaje, zonas comunes y fachada. Zamorano recomienda combinar las tomas generales de los espacios con alguna de detalle y evitar hacer demasiadas fotos, “terminan siendo muy similares y contando lo mismo”.

Bonus track. Si vas a hacer un vídeo, camina despacio… Que no parezca que lo ha grabado 'La Montaña' de Juego de Tronos con armadura y todo…

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información