Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jonathan Cenzual y ‘Hank’, el rey del gallinero

El cineasta Jonathan Cenzual da de comer a 'Hank', en su casa, cerca de Salamanca.

LA ESTAMPA es poco habitual. El director de cine independiente Jonathan Cenzual (Salamanca, 1980) acaricia con ternura a Hank, uno de sus cinco gallos. El animal permanece tranquilo sobre sus piernas y, de vez en cuando, lanza un cacareo que resuena en el jardín de su casa de Monterrubio de Armuña. “Es mentira que los gallos canten solo por la mañana”, señala este cineasta, que acaba de traer a España El pastor, un filme rodado en su tierra natal y que estrenó en Reino Unido en 2016. “Si llego de madrugada y los gallos se despiertan, es todo un espectáculo”. Se enzarzan en una competición de cacareos para demostrar quién tiene la última palabra. Siempre gana Hank, que pasea con chulería entre sus hermanos y las siete gallinas. “Es el rey del gallinero”.

Con sus dos perros, 'Leila' y 'Lewellyn'.

Hank y su séquito tienen de escoltas a dos perros mestizos, Leila y Lewellyn. “Los protegen contra los depredadores”, dice Cenzual. Leila es, además, una de las protagonistas de El pastor, que ganó los premios a mejor director, película y actor (Miguel Martín) en el Festival de Raindance en Londres. Es la tercera película de Cenzual, después de El alma de las moscas (2011) y El año y la viña (2013). Todas autoproducidas.

Antes de pasarse al cine, era cocinero, por eso sabe que la materia prima es clave en los fogones. Cuando él y su novia montaron el corral, querían las gallinas para poner huevos y los gallos para echarlos al caldero. “Pero como los hemos visto crecer desde el cascarón les tenemos cariño”. Ahora no pueden ni pensar en comérselos. “Ya son más mascotas que animales de granja".