Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segundas residencias

Otro año más, han llegado las vacaciones y nos disponemos a disfrutar de esos merecidos días de descanso, en mi caso en la costa de Levante. Otro año más, veo que los servicios no se dimensionan para el aumento de personas que tiene lugar en esta época del año. Servicios básicos como la recogida de basura, limpieza de calles y presencia policial, entre otros. No será porque no pagamos en su día, al comprar la vivienda, todos los impuestos, estatales, autonómicos y locales; así como cada año el correspondiente IBI, tasa de recogida de basura y tasa de reciclaje de residuos, entre otros. A pesar de ello, los propietarios de las llamadas segundas viviendas, ubicadas habitualmente fuera del casco central de las poblaciones, parece que somos ciudadanos de segunda categoría para los municipios que reciben nuestro cariño y dinero.

A lo mejor es que, como no tenemos derechos políticos en estos consistorios, nuestra opinión no cuenta.— José Andrés Fernández Marín. Boadilla del Monte (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.