CLAVES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Cuál es mi nación?

¿Es seguir imaginando naciones imaginarias la manera de resolver nuestros problemas?

Banderas española y de las Comunidades Autónomas en la fachada del Senado.
Banderas española y de las Comunidades Autónomas en la fachada del Senado.Álvaro García

¿Es usted hispano o caucásico? Nunca antes había tenido que responder a la pregunta sobre mi “raza”. De ahí el desconcierto. Ocurrió al darme de alta en la Seguridad Social estadounidense.

Como hispanohablante parecería lo primero para el observador, pero lo cierto es que nunca había pensado en mí como latino. En cuanto al Cáucaso, no solo estaba bastante lejos de España sino que me hacía pensar en armenios, georgianos, osetios, azeríes, es decir, aquel embrollo milenario de etnias y religiones que como Jonathan Litell tan magistralmente narró en Las benévolas volvió locos a los nazis, incapaces de decidir entre tanta variedad a quiénes tenían que exterminar y con quiénes aliarse.

Llegados a ese punto pregunté al funcionario si podía escribir “europeo” en la solicitud y se encogió de hombros —creo recordar que así lo dejé por escrito sin mucho convencimiento—. Posteriormente, mirando el Eurobarómetro, comprobé que, en efecto, apenas un 5% de los encuestados en toda Europa se definían como tales y muchos lo hacían simplemente porque eran inmigrantes y no podían elegir otra respuesta.

Para mi consuelo, leí en el Tercer chimpancé de Jared Diamond que las razas no existen, que si le das a un forense un ADN de un humano no sabrá decirte si pertenece a un “amarillo”, “negro” o “blanco”. La biología refrendaba así lo que el sociólogo Benedict Anderson había sostenido en Comunidades imaginadas: que las naciones no existen sino como comunidades construidas socialmente, es decir, como producto de la decisión de las personas de imaginarse a sí mismas como pertenecientes a una.

Muchos años después parece que nos quieren obligar a definirnos. Si España es plurinacional, ¿tendremos que elegir todos una nación? ¿Perteneceremos entonces a una nación política llamada España —quizá un poquito a Europa— pero a la vez también a una nación cultural, lingüística o sentimental (Cataluña, Euskadi, Castilla, León, Valencia, Galicia...)? ¿Pondremos nuestra nación en el DNI y en el pasaporte? ¿Y cuál será la mía? ¿Podré elegir o me la darán de oficio? ¿Podré renunciar y cambiar? ¿Es seguir imaginando naciones imaginarias la manera de resolver nuestros problemas? @jitorreblanca

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción