Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El simulacro de un ataque terrorista como atracción turística

Un campamento en Cisjordania enseña a los turistas a protegerse frente a un atentado en un mercado

Uno de los militares del campamento enseñando a una turista norteamericana a disparar.

En un falso mercado de frutas en Cisjordania, un grupo de turistas valora si una figura de cartón del tamaño de un ser humano con un teléfono móvil es una amenaza y debe ser fusilado. El simulacro forma parte del campo de entrenamiento contra el terrorismo realizado por Calibre 3, una compañía creada por un coronel de la reserva del ejército israelí. Enseñan a grupos de turistas cómo deben actuar en el caso de un ataque en un mercado.

"Les explicamos lo que significa vivir en Israel y cómo actúan sus Fuerzas de Defensa", comenta Sharon Gat, líder de la compañía. "Este país es hermoso, pero vivimos con miedo en una región de combate y tienes que saber cómo vivir aquí", añade. Al campamento llegan especialmente estadounidenses, pero también chinos, japoneses, indios y sudamericanos. Cuesta 115 dólares para los adultos y 85 para los niños. "Estamos aquí por el Bar Mitzvah de mi hijo Adam", explica Hyla Satov, una turista estadounidense que al principio no estaba muy convencida con el plan que le habían recomendado unos amigos en Toronto: "Me ha sorprendido todo lo que he aprendido, incluso me he emocionado durante el entrenamiento".

A pesar de que durante el entrenamiento enseñen a los turistas a disparar, el sospechoso de cartón es declarado inocente por el grupo. Sobrevivirá un día más en este campamento antiterrorista.