Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Sexo BLOGS Coordinado por CELIA BLANCO

AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS

Este contenido es para adultos.
Si no tienes la edad legal para acceder
o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.

Salir

Homotransfobia lingüística

La obligación de hablar correctamente de las identidades de género

Caitlyn Jenner conversa con Patt Morrison en el foro de ideas de The New York Tiime
Caitlyn Jenner conversa con Patt Morrison en el foro de ideas de The New York Tiime Getty Images

Apenas acabamos de empezar a hablar de identidades sexuales y orientaciones sexuales no heteronormativas. Los activistas y las asociaciones reclaman corrección en el lenguaje al referirse a sus casos. No es tan difícil aprender a hablar correctamente. Basta con tener en cuenta quiénes son.

Partamos del hecho de que "homotransfobia" es un término no aceptado (aún) pero al que algunos periodistas nos hemos sumado para definir la LGTBIFobia. Las personas intersexuales, siguen estando al margen del acrónimo. Habrá que darle más vuelta hasta conseguir una sola palabra que aglutine todas las causas posibles de fobia ligadas a la orientación sexual e identidad de género. 

Este es un manual básico para hablar correctamente sobre sexualidades no heteronormativas y de identidades de género.

1.- LOS GAIS SON HOMBRES HOMOSEXUALES. LAS MUJERES HOMOSEXUALES, LESBIANAS.

Comencemos por orientaciones sexuales. El anglicismo gay está aceptado por la RAE, gais para el plural. En su definición no distingue solo que sea usado para hombres, aunque lo aconseja. Los colectivos homosexuales agradecen que, cuando hablemos de un hombre homosexual lo llamemos gay y cuando hablamos de una mujer homosexual, la definamos como lesbiana.

2.- NO LLAMES A UNA PERSONA TRANSEXUAL POR SU ANTIGUO NOMBRE.

Esta es la típica. Hablamos de un niño transexual, es decir, un niño que nació con vulva, y automáticamente nos referimos a él por el nombre con el que lo llamaron sus padres cuando nació. "Nació Marta pero ahora es Juan". No. Ha sido Juan siempre. Hablamos incorrectamente de personas transexuales cuando convertimos el adjetivo en sustantivo. Decimos "transexuales", como si así pudiéramos referirnos lo mismo a un hombre que a una mujer. Siempre son personas trans y pueden ser tanto hombres como mujeres. El niño transexual llegará a ser hombre transexual en cuanto crezca; nunca fue mujer. La genitalidad es el baremo con el que se asigna la identidad sexual. El médico es el que elige el sexo al ver los genitales del recién nacido, pero no siempre acierta, ni siquiera cuando los genitales son evidentes. Un niño puede nacer con vulva, una niña puede nacer con pene. Y pueden realizarse una cirugía de reasignación de sexo o no.

La visibilidad del colectivo transexual ha favorecido que hayamos empezado a romper los esterotipos. Las Kardashian han hecho una gran labor exhibiendo su vida hasta los extremos que han llegado. Su madre adoptiva Caitlyn Jenner se convirtió en la mujer transexual más famosa del mundo. Su aparición en Keeping up with the Kardashians, a lo largo de su reasignación de sexo, visibilizó el colectivo trans como pocas.  Nunca jamás imaginé la labor educativa sexual que podría salir de un programa formato reality ¿El secreto? Hablan con una naturalidad pasmosa de dolores vaginales, relaciones sexuales, amantes, sexualidad no convencional y, por supuesto, identidad sexual. En España, la visibilidad la está dando YouTube. Leo Mulió es psicólogo y activista trans. Su canal evidenciando su diversidad sexual es uno de los más didácticos y rigurosos.

Evidenciar la transexuallidad. El gran reto educativo de internet.

Una de las principales reclamaciones de las personas transexuales va ligada al nombre. En la actualidad solo algunas comunidades autónomas permiten a los niños y jóvenes trans cambiar su nombre en el documento nacional de identidad. Isidro García Nieto, ex gerente de Fundación Daniela, trabajador social y terapeuta de pareja, advierte sobre la transfobia: "El 54 % de las personas transexuales se sienten discriminadas. Los jóvenes y adolescentes son los que más sufren la transfobia, alcanzando hasta el 80%, en parte porque son obligados a dar explicaciones sobre su identidad sexual continuamente. Es tan fácil como que acudan al médico y en su tarjeta sanitaria no aparezca su verdadero nombre sino el que figura en el carnet de identidad". #DerechoASer ha sido una de las campañas más impactantes y educativas del colectivo.

Campaña de sensibilización de la importancia de la identidad en jóvenes transexuales.

3.- LAS PERSONAS TRANSEXUALES NO ESTABAN ATRAPADAS EN NINGÚN CUERPO.

Es la sociedad la que nos enseña a comportarnos como hombres o como mujeres. Por eso es tan importante no repetir los estereotipos que se asocian a uno u otro género. El primer niño transexual que conoció Juan Fernando Ramón fue a su propio hijo, Pau. Juntos dan charlas educativas sobre transexualidad. Este Guardia Civil extremeño lo resume claramente: "Las personas transexuales no están en un cuerpo equivocado. Quien está equivocada es la sociedad si no los acepta".

4.- SUFIJO -E PARA REFERIRNOS A PERSONAS DE GÉNERO NO BINARIO

A la primera persona que escuché utilizar el  sufijo -e al referirse a personas no binarias, fue a José Luis Pedreira Massa, Doctor en Medicina, especialista en pediatría y psiquiatría, codirector de la Unidad Universitaria de Salud Mental de niños, adolescentes y adulto joven del Hospital La Luz. Pedreira Massa es una de las personas que más lucha para despatologizar la transexualidad y que no sea considerada como disforia de género. No siempre una persona transexual se siente hombre o mujer. No son ni hombres ni mujeres. No es un tipo de sexualidad ni de designación del sexo biológico. Es una identidad sexual que cada vez es también más visible. Hay quienes se identifican como transgénero (personas que se identifican con el sexo opuesto y que no han inciado el proceso de reasignación de sexo) o transexuales (persona que nace con los genitales del sexo que no es el suyo y se somete a la cirujía de reasignación de sexo) pero no es regla. En comunidad LGBT se considera a personas de género no binario dentro del espectro transgénero. ¿Visibles? Por ahora solo en YouTube.

Las personas no binarias se expresan para identificarse con el tercer género.

Hay toda una reclamación ante la RAE para que exista un tercer género con el sufijo -e para referirse a elles. Ni ellas ni ellos: ellEs. Pedreira Massa entiende que invisibilizarlos y no entender su presencia, es el principio de la transfobia. Los académicos lo están estudiando y parecen proclives a que suceda; atrás quedan las fórmulas de la @ y la x (Chic@s, chicxs), tan extendidas cuando empezamos a hablar de género no binario. Un padre transgénero no binario canadiense educa a su bebé sin ninguna referencia de género, a la espera de que decida por sí misme.Y exige hasta que esto no suceda, no sea considerado ni niño ni niña, haciéndolo llamar por un nombre ambiguo: Searyl.

5.- INTERSEXUALIDAD, POLISEMIA GENITAL.

Si hablamos de intersexualidad, ya sí que no queda otra que preguntar. Mientras hay quien asegura que es una persona con genitales intersexuales, otros se niegan en redondo a que se les considere como tal. Los primeros entienden que sus órganos sexuales externos llevaron al equívoco. Los segundos pueden tener genitales externos perfectamente diferenciados, mujer, pero poseer genitales internos del sexo contrario: gónadas por ejemplo.

Lo mejor es preguntar directamente a la persona intersexual cómo referirse a él o a ella. El respeto y la tolerancia son la base de la diversidad sexual.

Empecemos a demostrar lo mucho que podemos sumar y hablemos de cualquiera, sea quien sea, con el merecido respeto.