Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Tantas veces Kuczynski

Hay un nuevo Perú más comprometido con la gobernanza pública, la transparencia, el desarrollo territorial, la educación y las buenas prácticas internacionales

Pedro Pablo Kuczynski.
Pedro Pablo Kuczynski. REUTERS

Hay un nuevo Perú más comprometido con la gobernanza pública, la transparencia, el desarrollo territorial, la educación y las buenas prácticas internacionales. Su presidente, Pedro Pablo Kuczynski, trasladaba estos mensajes al foro económico latinoamericano que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, celebró la semana pasada en París. Comienza hoy su primer viaje oficial a España, donde ofrecerá el mismo compromiso y, además, solicitará la colaboración y el apoyo de empresas e instituciones españolas.

Desde que ganó las elecciones presidenciales en segunda vuelta ante Keiko Fujimori, Kuczynski ha dejado claro que su mandato, que concluye el mismo día del bicentenario del país, el 28 de julio de 2021, tiene como meta situar a Perú a la vanguardia internacional. El Presidente, al que la mayoría llama por sus iniciales, PPK, sabe mejor que nadie que para lograrlo necesita aliados dentro - donde tiene un panorama complejo al estar en minoría en el Congreso – pero también fuera, sobre todo para reactivar la economía.

En España intentará atraer inversores y profundizar en las sinergias de manual que mantienen nuestros dos países, tanto en relaciones internacionales como en economía. En cuanto somos inversores significativos, desde España deberíamos corresponder con capital y sobre todo con transferencia tecnológica, buenas prácticas y empleo de calidad. Proyectos como la línea 2 del metro de Lima o la modernización de la refinería de Talara, ambos a cargo de empresas españolas, pueden ser el impulso que el Perú necesita. Su implementación no es sencilla, pero podrían ser, si avanzan como deberían, la señal que otros necesitan.

La visita de PPK a París intenta agilizar la entrada del Perú como miembro de la OCDE. Ya en 2016, el secretario general de la organización, el mexicano José Ángel Gurría, reconoció los avances que el país había ameritado en su vigente programa de colaboración bilateral. Elogió especialmente las reformas emprendidas en políticas públicas, y los significativos avances contra la corrupción y en defensa de la seguridad jurídica y la transparencia. Sea cual sea el resultado final, parece claro que el Perú puede jugar con los mejores.

Es cierto que queda mucho por hacer, y que no ayudan demasiado ni el entorno económico ni la incertidumbre política de varios países de la zona. Aun así, probablemente representa el modelo latinoamericano más ortodoxo hacia la modernización del Estado y las instituciones. A corto plazo, también necesitará generar consensos internos con la oposición y la ciudadanía. Para ello cuenta con una clara vocación de homologarse internacionalmente, y especial sensibilidad por la salud, la educación y la seguridad.

Este avezado economista del Banco Mundial, formado en Oxford y Princeton, ha sabido construir toda una narrativa de la modernización nacional. Ha extremado la experiencia económica y tecnócrata de su gabinete; declarado abiertamente pragmático y tomado como cuestión personal facilitar el acceso a la mesocracia del 23% de la población más desfavorecida.

España está siendo uno de sus grandes aliados para entrar en la OCDE. Si lo consiguiera en vísperas del bicentenario nacional, sería un logro pleno de significado. Dependerá de Kuczynski no desviarse de este camino por la presión de las encuestas y la dificultad de entablar un diálogo constructivo con la oposición.

José Antonio Llorente, Socio Fundador y Presidente de LLORENTE & CUENCA.