Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una foto manipulada para difundir la teoría paranoide de que se fumiga a la población

Un cartel, con una imagen de Getty robada, anima a fotografiar el cielo si se ven estelas blancas

A la izquierda, el cartel de la conspiración. A la derecha, la imagen de Getty, de John Foxx.
A la izquierda, el cartel de la conspiración. A la derecha, la imagen de Getty, de John Foxx.

Las estelas blancas que suceden a los aviones son en realidad una nube de productos químicos destinada a fumigar a la población para extender enfermedades, esterilizarla, cambiar el clima o destruir los cultivos… Esta teoría paranoide, desmentida por los científicos, ha vuelto a ser difundida en estos días en las redes sociales y a través de mensajes de WhatsApp con un cartel manipulado que anima a fotografiar el cielo y a enviar la imagen a las autoridades ante la sospecha de estar siendo rociado con sustancias nocivas.

“¡Que no te jodan las vacaciones! ¡Por un verano con cielos limpios! ¡Broncéate sin fumigaciones!”, reza el panfleto, que muestra una mujer que aparentemente se protege la cabeza con sus brazos bajo un cielo gris surcado por estelas blancas. La imagen, en realidad, ha sido robada de una fotografía de Getty, que muestra a la misma mujer en una playa soleada. Tiene los brazos en la cabeza, sí, pero probablemente para mostrar su enfado al hombre sentado en la playa con el que está discutiendo. El pie de foto que envía la agencia es: “Joven pareja peleándose en la playa mientras el hombre sostiene un periódico”.

La teoría de las estelas químicas, también conocida como ‘chemtrails’, ha sido firmemente desmentida por los científicos

La teoría de las estelas químicas, también conocida como chemtrails, ha sido firmemente desmentida por los científicos. Una encuesta realizada en 2016 a la élite de científicos atmosféricos arrojó que los expertos rechazaban la existencia de un programa oculto internacional para fumigar a la población. De los 77 científicos de primera línea consultados por investigadores de la Universidad de California, 76 afirmaron que no habían encontrado ninguna prueba que sustentara la teoría del chemtrails.

El único científico que no desmintió la conspiración internacional aseguró que en una ocasión había hallado altos niveles de bario atmosférico en “una zona remota que habitualmente tiene niveles bajos de bario en el suelo”. Los defensores de las estelas químicas aseguran que en las zonas rociadas hay una alta concentración de bario (además de aluminio y estroncio).

Las estelas que surcan el cielo son nubes alargadas de tipo cirro o producto de la condensación de vapor de agua que se crea con la combustión de los motores de los aviones. La altura media de un avión comercial es aproximadamente de entre 10.000 y 12.000 metros, mientras que por ejemplo, los aviones que fumigan los campos vuelan a alturas considerablemente más bajas.

A pesar de los desmentidos científicos, basta con ojear los mensajes que algunos tuiteros envían a @policia con fotos de un cielo surcado con estelas blancas para mostrar que esta teoría tiene seguidores. Un sondeo internacional de 2011 desveló que al menos el 2,6% de los entrevistados creían en la conspiración oculta de rociar a la población con sustancias venenosas.

Si quieres denunciar alguna información que crees que es falsa escribe a hechos@elpais.es

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información