Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Desarrollo

Guía rápida del trabajo del futuro

El mercado laboral ha cambiado y ya se habla de una cuarta revolución industrial en la que primarán la flexibilidad y el conocimiento. Adiós oficina, bienvenida movilidad: así será el empleo del futuro

Así han evolucionado los trabajos con el tiempo. Pincha en la imagen para ampliar y más información. Ampliar foto
Así han evolucionado los trabajos con el tiempo. Pincha en la imagen para ampliar y más información. BID

No hablamos de Uber, Airbnb o Amazon. O sí, pero más salvaje. Los negocios tradicionales –como el transporte privado, el alojamiento hotelero o las librerías– ya se han enfrentado a un nuevo paradigma. Sin intermediarios, ni gestiones físicas, ni esperas. Ni siquiera la necesidad de salir de casa. Todo es realizable desde el dispositivo en el que, quizás, esté leyendo este artículo. Ahora le toca a más sectores: si primero fue la mecanización de la industria y después se empezó a ver la robotización en los servicios, le llega el turno a oficios más técnicos, como la biomedicina. Los ecos de este fenómeno han llegado hasta al Foro Económico Mundial, donde lo tildan de Cuarta Revolución Industrial. No se sabe qué implicará, pero va a requerir una mayor flexibilidad y creatividad.

Así lo ha previsto el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), creador de una suerte de guía rápida del trabajador del futuro donde se incluyen los gráficos que acompañan a este texto. El estudio huye de recetas mágicas y se centra en la evolución laboral desde la primera revolución industrial, de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Entonces se pasó, resumiendo, de una rotación de cultivos y de una producción artesanal a la maquinaria pesada, a la automatización. Después se precipitó un segundo avance, marcado por la expansión de infraestructuras y telecomunicaciones. Entrábamos en el siglo XX y se le acuño el sobrenombre de Revolución Técnica. Esta dio pie a la Digital, a partir de los años 70.

Pincha para ampliar. ampliar foto
Pincha para ampliar.

Conocimiento

¿Hacia dónde vamos? ¿Ganaremos o perderemos? Estas cuestiones son algunas de las que lanza al aire Laura Ripani, especialista de la División de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID. “No conocemos las consecuencias, pero lo seguro es que va a haber una gran transformación”, contesta esta argentina de 43 años. De momento, la agricultura, las competencias manuales de las factorías o el aprendizaje en torno a los servicios se van quedado atrás, dejando espacio a una supuesta era del conocimiento: “La inclusión en este nuevo modelo va a demandar un desarrollo de las habilidades socioemocionales: flexibilidad, trabajo en equipo, iniciativa, idiomas (fundamentales ya en la economía global) y no solo uso de la tecnología sino creación”, enumera Ripani.

Cambio constante

La oficina tiene pinta de desaparecer. Y con ella, los horarios

Y cada vez más rápido. En menos tiempo. Gasolineras sin personal, recepciones con robots o líneas de cajas autoservicio en supermercados. Lo estamos viviendo. A pesar de que la población activa mundial era, en 2016, de 3.422 millones de personas y crecen a un ritmo de 25 millones por año. “Si trabajas en algo rutinario, lo más probable es que desaparezca”, avisa uno de los responsables de comunicación del organismo. “Conjeturamos porque no podemos hacer algo más profundo, pero, si tuviera hijos, les diría que se tienen que mover”, concede. La adaptabilidad y la formación continua, por encima del nivel de estudios, se erigen como centro de todas las miradas.

Pincha para ampliar. ampliar foto
Pincha para ampliar.

“Va a ser un mercado extremadamente cambiante”, cuenta Carmen Pagés, jefa de la División de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID. “Habrá nuevas ocupaciones de las que no hemos oídos ni hablar y en las que muchos seremos obsoletos”, añade. En este sentido, la perspectiva que dibuja se parece a la volatilidad que vivimos en la actualidad. Como los mencionados Uber, Airbnb o Amazon, la nueva etapa llega sin avisar. Pocos sabrían responder a lo que eran estas marcas hace unos meses. Muchos no sabrían vivir sin ellos en este mismo instante. “Con lo digital, vivimos con la sensación de que de repente nos invade algo y desaparece a la vez que vino”, anota Pagés.

Adaptación

Lo que se ha llamado teletrabajo o empleo inteligente no será una alternativa, sino la norma

La fórmula: el darwiniano "adaptarse o morir". O la máxima techie de Silicon Valley: Think different (piensa diferente. En realidad, lema de un anuncio de Apple). “Muchos vamos a sentir que se acaba el mundo, pero hay que ver qué sale”, calma Pagés, que habla con Ripani de una polarización laboral: “Por un lado, habrá demanda de una mano de obra que supla a los robots con emociones: puede que la educación o la salud se controlen con un aparato, pero seguirá haciendo falta la persona que dé cariño, empatía, lo que no tiene una máquina. En el otro extremo se situarán los que aprovechen algo muy cualificado y específico. Los de la franja central son los que más van a sufrir”.

Trabajadores a la carta

Como han ilustrado, ni una formación superior derrumba la barrera de acceso a un empleo ni la agricultura o la manufacturación alzan el vuelo. “Ambos casos no son nuevos. Llevamos tiempo viendo el declive. Lo que llama la atención es que el sector servicios, que llega a ser el 70% de la ocupación en algunos países, pueda ser eliminado”, afirman. E introducen la idea de una economía uberizada: no hay un trabajador fijo, sino alguien que cumple encargos concretos y de cuya responsabilidad se desliga la compañía. Ya ocurre, señalan, con decenas de oficios: lavanderías, diseñadores o fontaneros.

Oficina móvil

“Entramos en otro de los puntos clave”, adelantan. “No es solo en qué se va a trabajar, sino cómo”. La oficina, aducen, tiene pinta de desaparecer. Y con ella, los horarios. También, claro, las relaciones interprofesionales o incluso la manera de ser. Pudiéndose ahorrar un local o tener que soportar horas muertas de nueve a cinco, los empresarios y los asalariados contarán con –de nuevo- flexibilidad para elegir no un equipo sino personas particulares y contratar ‘on demand’, es decir, a la carta: “Ahora, una entidad paga un sueldo a un equipo en el que cada uno tiene un papel. En el futuro, la actividad será personalizada, pidiendo cosas puntuales. Ni siquiera se necesitará un almacén o inventario”, sostienen.

Reducción de la desigualdad

¿Lo bueno? Se equilibrará la desigualdad de género. Las mujeres podrán formar parte de trabajos pensados secularmente para hombres, como las fábricas: “Las máquinas ya no supondrán ese esfuerzo físico que se les reservaba a ellos”, contesta Ripani. “Y tendrán más facilidad de combinar con el cuidado de los hijos”. Lo que se ha llamado teletrabajo o empleo inteligente no será una alternativa, sino la norma. “Ya se está viendo en los nativos digitales”, apuntan, “que tienen una actitud mucho más independiente”.

Pérdida masiva de puestos de trabajo

Sin límites. Sin fronteras. La tecnología –global e imparable– es la mayor culpable de esta metamorfosis. Para mal o para bien. El Foro Económico Mundial (WEF, en sus siglas originales) cifró el pasado mes de enero en cinco millones los puestos de trabajo que se perderán de aquí a 2020. Nacerán otros dos, pero serán insuficientes. Sobre la mesa están las actuaciones pensadas por gobiernos y patronales antes los retos que conllevan: desempleo masivo, merma de recaudación impositiva o insostenibilidad de las pensiones, básicamente. Se barajá la dotación de una renta básica para aquellos expulsados del sistema o una concentración de horas laborales, como propuso el empresario mexicano Carlos Slim (y hombre más rico del mundo, según la revista Forbes) para acabar con el paro.

Tecnología cotidiana

COBERTURA COMPLETA DEL PRIMERO DE MAYO

Guía rápida del trabajo del futuro

Noticias, gráficos, fotogalerías, análisis… toda la información para conocer todas las claves del Día Internacional del trabajo

Proveerá también este cataclismo de enormes ventajas, como vemos en la nanotecnología o la inteligencia artificial. Lo hará, no obstante, a diferentes ritmos. En Estados Unidos ya es palpable la asimilación del nuevo modelo (véase la procedencia de los aludidos Uber, Airbnb o Amazon). En Sudamérica se escuchan voces que claman por la urgente inversión “tecnológica, socioemocional y física” entre los jóvenes. En Europa hay cierta resistencia por “vallas culturales”. Y en África o Asia existe una aceleración inclasificable que, en algunos casos, ha omitido algún paso de la historia (se ha pasado de lo manual a lo digital casi sin periodo técnico).

“Hasta la alimentación puede cambiar”, anuncian desde el BID. “Porque habrá aparatos que customicen tu dieta y te digan en cada momento qué necesitas. Y puede que se traduzca en estar más contento, porque hasta ahora parecía a menudo que el trabajo era el que te había tocado y tenías que aguantarlo. En el futuro, la parte emocional va a ser muy fuerte, decidiendo qué es lo que nos gusta”, concluyen.

Este reportaje ha sido posible gracias a la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Más información