Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dónde tomar café con niños esta Semana Santa

Propuestas de rincones tranquilos para que los mayores puedan disfrutar mientras sus hijos se divierten y hacen amigos de su misma altura

Mandarina Garden Beach (Alicante)
Mandarina Garden Beach (Alicante)

Para las familias que viajen esta próxima Semana Santa acompañadas de carritos para bebés, cambiadores, biberones, peluches, juguetes y cuadernos para colorear quizás no sea fácil descubrir en destino las cervecerías y cafeterías preparadas para un zafarrancho familiar. Encontrar locales amplios, con espacios y actividades infantiles o ludoteca puede ser como buscar el Santo Grial entre procesiones y aglomeraciones playeras. Aquí van algunas propuestas de rincones tranquilos para que los mayores puedan disfrutar de un café mientras sus hijos se divierten y hacen amigos de su misma altura.

Mamafante y Papaposa. (Fray Diego de Cádiz, 11, Sevilla). Este local recién inaugurado reúne en un solo espacio todo lo que no existía en Sevilla y se sale de lo común. Perfecto para visitar con mascotas, niños, alergias, intolerancias o preferencias. Destaca su carta saludable con ensaladas, tabulés, cinco tipos de patés vegetales para acompañar de vinos y cervezas artesanas, todo ello elaborado con productos andaluces de proximidad y cultivo ecológico. Merece mención especial sus torrijas y tartas caseras. Es el primer negocio hostelero de este tipo en Sevilla, donde se apuesta por el juego libre y el desarrollo de los niños, sin monitores ni actividades dirigidas, impulsado por la pedagoga y propietaria Ana García, mamá de dos pequeños. “En la zona de juegos hemos utilizado el enfoque de la pedagogía Montessori y Waldorf, con pared de pizarra y juguetes de madera que los niños usan como quieren; es un espacio de los tres meses a los siete años, que queda cerca de las mesas y sofás de la cafetería para que los padres puedan tomar algo mientras observan cómo juegan los niños”, explica Ana. Durante todo el año organizan talleres, cuentacuentos, yoga infantil y cumpleaños temáticos personalizados, entre otras actividades.

Mamafante y paposa.
Mamafante y paposa.

 

Mandarina Garden Beach. (Avda. Goleta, 11. Playa de San Juan, Alicante). ¿Qué mejor forma de acabar un día de playa, sol y mar que con una tarta de zanahoria, zumos naturales y un espacio multicolor donde los niños pueden seguir jugando? “Aquí fomentamos la creatividad, las cosas hechas a mano, el respeto por lo que nos rodea, los idiomas y las cosas bellas”, reza su lema. Además de los talleres artesanales y hechos a mano ─como aprender la magia del chocolate en los huevos de Pascua─, las franquicias de esta cadena de cafeterías hipster para familias proponen campamentos urbanos en Semana Santa y verano, y cumpleaños al aire libre, a la antigua usanza, como cuando no era necesario una piscina de bolas para divertirse. Otras sedes de las casas Mandarina están en Elche, Baracaldo, Alicante Centro y Alicante Club de Campo. El concepto ‘Baby Resort’ de estas cafeterías abre sus puertas a las actividades libres por las mañanas y con monitor por las tardes, con actividades dirigidas como pintura creativa, cocina infantil, inglés, baile, robótica o juegos de construcción.

 

Alayuela. (Avda. Monasterio de El Escorial 10-12, esquina Avda. Santuario de Valverde; Montecarmelo, Madrid) Si hay algo que cautiva de este espacio es su cuidado interiorismo, digno de una visita ─incluso sin niños─ para disfrutar de cada rincón. Se aprecia la firma inconfundible de la arquitecta Mónica Diago, autora también de otros espacios de estética familiar-chic. Destaca el gusto por la madera, las suaves geometrías, los colores pastel y los rincones de estilo colonial para disfrutar de un café sin prisas mientras los pequeños desaparecen en la sala juegos o los talleres dirigidos. En Alayuela ─nombre que surge de “alas” y “huellas” y define su filosofía “Quien tiene raíces puede volar”─ se divide en cuatro espacios: cafetería, zona de juegos, librería y sala de talleres, donde se imparten clases de yoga, de idiomas, de música o manualidades. Dispone de una amplia carta dulce y salada, acompañada del mejor café y variedad de tés, con suficiente espacio para aparcar los carritos y un entorno íntimo para cambiar o alimentar a los bebés.

El patio kinder bar.
El patio kinder bar.

 

El Patio Kinder Bar (Pontevedra) y O Solpor Coffe & Cake (Vigo). El otoño pasado se vivió una eclosión de cafeterías-ludotecas familiares en las Rías Baixas con la apertura de estos dos locales con encanto, pensados para tomar un café con el ojo puesto en la sala de juegos. El Patio Kinder Bar (C/ Virgen del Camino, 11, Pontevedra) apuesta por talleres infantiles ─en Semana Santa quedan plazas para actividades de cocina o de Hama-Beads (composiciones 3D con piezas de plástico)─ y charlas para padres sobre crianza, primeros auxilios en pediatría, reflexoterapia, pedagogías alternativas y estimulación temprana para bebés. Su propuesta culinaria incluye repostería casera, batidos, zumos naturales y desayunos saludables porque a veces la salud pasa por relajarse durante un rato mientras los niños juegan. Por su parte, O Solpor (Avda. Ricardo Mella, 293, Vigo) dispone de una amplia sala de juegos infantiles separada por una silenciosa cristalera de la zona de cafetería, para observar a los más pequeños mientras construyen con piezas lego gigantes. En O Solpor organizan cumpleaños temáticos con talleres artísticos, juegos educativos, hinchables y maquillaje infantil.

O Solpor Vigo.
O Solpor Vigo.

 

Petit à Petit Café (Carrer de les Santjoanistes, 24, Barcelona). ¿Bar, cafetería, sandwichería? Este local todo en uno es territorio de foodies por su exquisita carta, y de emprendedores o freelance que trabajan con su portátil en alguna mesa de madera disponible. El buen wifi no es el único motivo para visitarlo. Sus zumos naturales y mojitos de frutas, ensaladas, raciones de mejillones, ventresca o su delicioso sándwich de pastrami que nos convierte en Meg Ryan por un rato son suficientes argumentos para conocer este rincón de maderas, lino y regaderas chic de hojalata. ¿Y para los más pequeños? Juguetes a su disposición como enormes piezas de construcción, coches, libros infantiles y la joya de la corona: una mini cocina.

Pétit á Pétit.
Pétit á Pétit.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.