Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada año es más urgente la reproducción de portugueses

Las alarmantes predicciones apuntan a que en 2080 el país habrá perdido el 25% de su población

Cada año es más urgente la reproducción de portugueses

Cada vez va a ser más difícil encontrar un portugués, al menos en Portugal.

 

El Instituto Nacional de Estadística del país vecino ha vuelto a dar la señal de alarma con sus números fríos: en el año 2080 Portugal tendrá 7,5 millones de habitantes, casi tres millones menos que los actuales 10,3 millones.

El organismo estadístico machaconamente, y de vez en cuando el partido al que le toca estar en el poder, advierte de la urgencia de cambiar la tendencia de despoblación, y lo que es peor, del envejecimiento del país. Un país despoblado y viejuno no tiene futuro; pero las políticas para animar la reproducción no dan sus frutos tan rápidamente ni son tan generosas. La mujer portuguesa mantiene una tasa de fecundidad de las más bajas del mundo con apenas 1,3 hijos por mujer, lejos del umbral del 2,1% que se necesita para mantener la demografía del país.

El último año, por primera vez en muchos, la natalidad ha superado a la mortandad anual, pero por poco y tampoco de forma suficiente como para la regeneración.

En el actual estado de cosas, la tendencia es que haya menos jóvenes y más viejos. Si todo sigue igual, en 13 años, aquí mismo, Portugal bajará de la cifra psicológica de 10 millones de habitantes.

En 2080, Portugal será un balneario, con solo 900.000 jóvenes frente a los 1,5 millones de hoy; y los mayores de 65 años subirán de 2,1 a 2,8 millones, el índice de vejez se duplicará al pasar a 317 ancianos por cada 100 jóvenes cuando hoy es de 147, una tragedia existencial.

En esta situación no solo hay un problema de subsistencia del portugués sino también de la sostenibilidad económica del país, ya que la población activa pasará de los 6,7 millones actuales —una cifra que ya no puede aguantar el sistema de seguridad social— a los 3,7 millones, es decir, que habrá 137 trabajadores por cada 100 personas jubiladas. Insostenible.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.