Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La universidad privada más grande de México quita sus muros

El Tecnológico de Monterrey apuesta, en el proyecto Distrito Tec, por una integración de sus instalaciones con la ciudad norteña

La entrada principal del campus Monterrey.

Para el 2018 el principal campus del Tecnológico de Monterrey, la universidad privada más grande de México, abrirá gran parte de sus espacios para que cualquiera pueda acceder. El concepto será similar al de una ciudad universitaria de una institución pública, como la de la UNAM en la ciudad de México. Las bardas del Tec se recorrerán como ya se hizo con dos áreas que ahora son parques de bolsillo, que pertenecen a la institución privada, pero que pueden usarse como parques públicos. Este año se abrirán al menos dos espacios más. La apertura de las instalaciones ha generado resistencias entre algunos alumnos y directivos de la institución.

Distrito Tec es un proyecto a 15 años que busca rehabilitar un área de 452 hectáreas en el sur de Monterrey, el polígono donde se encuentra el campus de la universidad y 24 colonias. El objetivo es que la zona se convierta en un ejemplo de “corresponsabilidad” en el que participen ciudadanos y académicos en un proceso de regeneración urbana.

Las colonias aledañas al Tec se habían venido deshabitando en los últimos años por los problemas de violencia, criminalidad y el crecimiento de la ciudad de forma desordenada: según datos del proyecto la población de Monterrey se ha duplicado de 1980 a 2010 mientras la mancha urbana se quintuplicó en el mismo periodo de tiempo. “Esto no es solo un problema del Tecnológico de Monterrey, esto es un problema nacional e internacional: esta lógica del problema estructural de nuestras ciudades pues que tampoco ha permitido que exista renovación de las mismas”, dice sobre la despoblación de las zonas céntricas José Antonio Torre, Director de Urbanismo Ciudadano del Tecnológico de Monterrey y líder del proyecto Distrito Tec.

La transformación del campus Monterrey del Tecnológico también implicará la construcción de un edifcio de investigación cientifica y tecnológica, así como una nueva biblioteca que ya se encuentra a más de un 70% de su desarrollo.

Aunque la apertura ha generado resistencias entre miembros de la comunidad Tec, Torre menciona que están apostando por un cambio de mentalidad o "evolución cultural" que ayude a la integración del proyecto en la ciudad para generar un distrito de innovación en el que participen y se vean beneficiados también los habitantes de las zonas aledañas al campus. "Al aislarnos en lugar de beneficiarnos y enriquecernos, nos estamos empobreciendo", menciona Torre.