Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete razones por las que la mujer es imprescindible en el mundo digital

Europa ha crecido 9.000 millones de euros menos de lo que hubiera podido por la infrautilización de las mujeres

Siete razones por las que la mujer es imprescindible en el mundo digital
Getty

¿Sabes por qué en 2016 la economía europea ha crecido 9.000 millones de euros menos de lo que se habría podido? Es la misma razón por la que Japón ha perdido un 9% de su posible crecimiento, los Emiratos Árabes Unidos un 12% y Egipto un 34%… ¿Sabes ya cuál es este poderoso lastre económico que carga con tanta fuerza sobre nuestras empresas, sobre nuestras economías y las familias? Se explica en pocas palabras: la infrautilización de la mujer.

Ahora mismo, el conjunto de mujeres en España en edad de trabajar supera los 10 millones y medio y su tasa de actividad supone un 53,41%, según la última Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE). La masculina es del 64,80%. Más de 11 puntos de diferencia, la misma brecha que existe en la tasa de empleo, que sigue creciendo. La incorporación del talento femenino al mundo laboral es, por supuesto, una cuestión de justicia social. No tendremos una sociedad justa si las mujeres apuestan por un mercado laboral que les niega, por razones de sexo, la oportunidad de formar parte de él. Sin embargo, esta es tan sólo una de las razones por las que son necesarias medidas urgentes. La baja explotación de este “recurso”, como lo denominamos los economistas, es además una cuestión de rentabilidad.

1) Las mujeres son quienes compran

La mitad de la población, en este caso las mujeres, es precisamente la que toma más del 80% de las decisiones de compra. Es imprescindible incorporarlas a las empresas del mundo digital con el fin de asegurar que los productos lanzados al mercado sean desarrollados teniendo en consideración sus gustos, preferencias y expectativas.

2) Las mujeres tienen una gran habilidad para poder resolver problemas

Aunque siempre es arriesgado generalizar, las mujeres tienen, por lo general, una gran creatividad, en particular, a la hora de resolver problemas. Este es un elemento vital para todos aquellos emprendedores y empresas que necesitan reinventarse y reinventar su negocio en un mundo que no para de cambiar. Por ello, no levantes bloqueos frente a tu/su creatividad, las empresas necesitan agudizar el ingenio colectivo, y eso implica que las mujeres deben ser también capaces de sacar su 100%. Sus ideas serán, en muchas ocasiones, una cuestión de supervivencia.

3) Las mujeres se encuentran felices y eso se contagia

Lo dicen numerosas investigaciones científicas, las mujeres se encuentran más satisfechas con su vida y, por lo tanto, se sienten más felices. Esto influye sobre su entorno profesional, con un impacto directo sobre la riqueza de lo que las rodea (resultados de una empresa, crecimiento del país). Sin embargo, ese es tan solo el principio, porque como todos hemos podido comprobar alguna vez, el optimismo se contagia, con un efecto multiplicador que puede traer consigo enormes beneficios.

4) Las mujeres son un potente acelerador del proceso de innovación

El cerebro de hombres y mujeres es distinto, lo que no es bueno ni malo, por el contrario es una realidad que puede ser muy rentable dado que la incorporación de estas diferencias (y distintos puntos de vista) hace que se acelere el proceso de innovación interno.

Esta es una de las razones por las que, según la Comisión Europea, si alcanzásemos un 50% en el reparto del trabajo del mundo digital, el PIB crecería 9.000 millones de euros.

5) Las mujeres son imprescindibles para mantener nuestra competitividad

Para el año 2020 dos millones de vacantes se quedarán sin cubrir en España por falta de profesionales cualificados. Por esa razón, hacen falta personas con amplios conocimientos tecnológicos, profesionales que entiendan la tecnología y que sean capaces de rentabilizarla. Sin embargo, en España, tan solo el 7% de los jóvenes estudian una carrera tecnológica, encontrándose el porcentaje de mujeres por debajo del 25% del total. Sin mujeres, no podremos resolver ese desajuste lo que, sin duda, podría llegar a tener un efecto muy negativo sobre la competitividad empresarial.

6) Las mujeres consiguen que las empresas mejoren sus resultados

Por si fuera poco, cada vez hay más pruebas que demuestran que la incorporación de mujeres a posiciones directivas en una organización repercute, en el medio y largo plazo, de forma positiva sobre el bolsillo del inversor y los accionistas, en muchas ocasiones, mucho más exigentes que los del mundo tradicional. Un informe de la Comisión Europea sostiene que las organizaciones que son más inclusivas con las mujeres en la gestión alcanza una rentabilidad un 35% superior y un 34% más de retorno para los accionistas que otras compañías comparables”.

7) Las mujeres hacen que la economía crezca

Según el Fondo Monetario Internacional, la incorporación efectiva del talento femenino al mercado laboral (cada vez más tecnológico) traería consigo un crecimiento para Estados Unidos del (nada despreciable) 5%, cifra que ascendería hasta el 9% para el caso de Japón, el 12% en Emiratos Árabes Unidos, llegando a alcanzar el 34% en países como Egipto.

En pocas palabras, la infrautilización de la fuerza laboral femenina es un poderoso lastre económico, por lo que si queremos salir reforzados del tsunami digital, no lo podemos ignorar.

Silvia Leal es consejera y experta en inno-liderazgo y transformación digital. Doctora en Sociología y asesora de la Comisión Europea en competencias digitales, liderazgo y emprendimiento y directora del Programa en Dirección TIC & Innovación Digital de IE Business School. Es autora de los libros e-Renovarse o morir, Ingenio y Pasión e Ingenio, Sexo y Pasión (LID Editorial).

Más información