Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Las alcaldesas, listas para levantarse y alzar la voz

La comunidad internacional cada vez valora más la necesidad de garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres

Mónica Fein, Célestine Ketcha Courtès, Anne Hidalgo y Ada Colau.
Mónica Fein, Célestine Ketcha Courtès, Anne Hidalgo y Ada Colau.

Estamos orgullosas de haber sido las primeras mujeres en llegar a las alcaldías de París, Rosario, Bangangté y Barcelona. Aun así, como mujeres en un cargo electo local, sabemos que todavía somos una minoría. Basta con mirar una fotografía de un pleno de ayuntamiento de cualquier lugar del mundo. Será prácticamente igual: un mar de trajes y corbatas con unas pocas caras femeninas dispersas en medio. Y lo mismo pasa a escala local; en las cumbres internacionales de alcaldes donde asistimos predomina totalmente la presencia masculina.

La importancia del desequilibrio entre hombres y mujeres en la vida política local no se debe subestimar. En primer lugar, se trata de una cuestión de justicia e igualdad de oportunidades. Las mujeres deberían tener el mismo derecho que los hombres a participar en todos los niveles de la democracia. Si las mujeres no son elegidas para los cargos locales en una proporción igual que los hombres, estamos ante una injusticia de por sí. Por ejemplo, debemos enseñar a nuestras hijas que todos los caminos son accesibles para ellas. Hemos visto que nuestro modelo ha producido un cambio de rol en nuestras ciudades.

“Necesitamos mujeres de distintos entornos culturales, étnicos y religiosos para que aporten su experiencia única a los gobiernos locales”

Además, sabemos que la diversidad posee un valor clave. Se ha demostrado en numerosas ocasiones que los grupos diversos toman mejores decisiones. Esto es especialmente cierto cuando se trata de abordar un desafío tan complejo como gobernar una gran ciudad. La experiencia de las mujeres en casi todos los aspectos de la vida urbana –transporte, seguridad, cultura, economía– es notablemente distinta de la de los hombres. Necesitamos mujeres de distintos entornos culturales, étnicos y religiosos para que aporten su experiencia única a los gobiernos locales y estos conocimientos puedan incluirse y reflejarse en la toma de decisiones.

Finalmente, la presencia de las mujeres en el gobierno local repercute positivamente en la representación política femenina en otros niveles. Los gobiernos locales proporcionan una base de candidatos para los cargos nacionales. En otras palabras, resolver el desequilibrio entre mujeres y hombres en los parlamentos y los gobiernos nacionales depende en gran medida de eliminar el cuello de botella a escala local.

Por suerte, la comunidad internacional cada vez valora más la necesidad de garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades para el liderazgo a todos los niveles. De hecho, este es una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 de la Agenda 2030, el conjunto de 17 objetivos globales aprobados por los estados miembros de la ONU que entraron en vigor el año pasado. El ODS 5 representa una gran oportunidad de situar la igualdad de género en el centro del desarrollo.

“Debemos enseñar a nuestras hijas que todos los caminos son accesibles para ellas”

Lo que a más de uno le resultará extraño es que actualmente no existen datos globales sobre el número de mujeres que ocupan cargos electos locales. Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, la organización que representa a los líderes locales en la escena internacional, calcula que solo un 20 % de los concejales y un 5 % de los alcaldes de todo el mundo son mujeres. Aun así, este cálculo es simplemente una suposición fundamentada únicamente en la experiencia.

La información es poder. Solo podemos alcanzar la igualdad si sabemos en qué punto estamos y somos capaces de medir nuestro progreso. Los indicadores globales de representación femenina en los gobiernos locales permitirán identificar y compartir las prácticas recomendadas, así como prestar apoyo a los lugares que se quedan atrás.

Por este motivo, el 14 de marzo las mujeres alcaldes de todo el mundo lanzarán una campaña con ONU-Mujeres que solicitará la Comisión de Estadística de Naciones Unidas que desarrolle indicadores globales para realizar el seguimiento de la proporción de mujeres que ocupan cargos electos a escala local. Queremos que la ONU invierta en herramientas de control para situar la igualdad de género en el centro de la agenda de desarrollo.

Las alcaldesas están listas para levantarse y alzar la voz (#BeCounted). Ahora es el turno de la comunidad internacional: que nos cuente y nos ayude a construir un futuro justo y sostenible.

Ada Colau es alcaldesa de Barcelona y copresidenta de CGLU

Anne Hidalgo es alcaldesa de París y copresidenta de CGLU

Mónica Fein es alcaldesa de Rosario (Argentina) y vicepresidenta de CGLU

Célestine Ketcha Courtès es alcaldesa de Bangangté (Camerún) y presidenta de REFELA (Red de mujeres electas locales de África)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información