Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte, ángeles y candidatos

París se pone las alas, la vieja Francia y Sybilla en Miami

La modelo Jasmine Tookes fue la encargada de desfilar en el Victoria's Secret Fashion Show con el Fantasy Bra valorado en 3 millones de dólares.
La modelo Jasmine Tookes fue la encargada de desfilar en el Victoria's Secret Fashion Show con el Fantasy Bra valorado en 3 millones de dólares. AFP

París se pone las alas

Por primera vez, el desfile de Victoria’s Secret se ha celebrado en la capital de la moda. Y la moda se ha rendido a sus pies. O al menos, se ha sentado en primera fila. ¿Cómo el que se reúne con sus amigos a ver ( y criticar) el festival de Eurovisión? Entre los asistentes, iconos de la frenchattitude. La exmodelo Inès de la Fressange, el actor Vincent Cassel o los diseñadores Azzedine Alaïa y Haider Ackermann, todos (en teoría) no muy de la onda surfera y el relleno en el sujetador, pero…

La vieja Francia

El resto de Francia vive de primaria en primaria, ajena a los ángeles con push up. La derecha ya ha elegido a su caballero de reluciente armadura. Entre Juppé y Fillon, los chers compatriotes se han quedado con el más guerrero. Y con un pelazo envidiable, por si no lo han notado. Hollande, un poco desguarnecido después de un quinquenio marcado por la crisis y los atentados gravísimos, se retira de la contienda y deja sitio a Valls y Montebourg. También tienen pelazo. ¿Tendrá algo que ver?

Sybilla en Miami

La capital de la moda, con el permiso de París, en diciembre se muda a Miami. Todo los que no estaban en la capital del Sena están en Art Basel, la cita imprescindible de la alegre tribu que se mueve por el planeta como ustedes nosotros por el pasillo del Carrefour. El mundo de la moda necesita nuevos escenarios y lo que comenzó como una tímida toma de contacto moda-arte con alguna fiestecilla de Gucci o Calvin Klein para la multitud arty, este año ha dado paso al gran desembarco. Dior, Anya Hindmarch, Missoni, Loewe, Saint Laurent e incluso Sybilla, con el vestuario para la obra de la coreógrafa Pam Tanowitz.

Por cierto, Oscar Wilde murió en una semana como esta hace 116 años. Lo que hubiera disfrutado.

Síguenos en redes sociales

Arte, ángeles y candidatos