Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ethan Hawke y Julie Delpy Lo que Richard Linklater, entonces niño mimado del 'underground' estadounidense aunque aún sin consagrar, hace en 'Antes del amanecer' (1995) sería impensable sin Hawke y Delpy. Básicamente, la cámara los persigue mientras deambulan, charlan y caen perdidamente enamorados. Y así durante —por ahora— tres películas que abarcan dos décadas, en la que es probablemente la saga romántica 'indie' por excelencia de este siglo.
10 fotos

Cuando la tensión sexual estalla en pantalla

¿Marion Cotillard y Brad Pitt en 'Aliados' estarán a la altura de grandes parejas con química en el cine del siglo XXI?

  • Jennifer Lawrence y Bradley Cooper  El relevo ¿generacional? a Hawke y Delpy podrían dárselo estos dos: Jennifer Lawrence y Bradley Cooper. De una forma distinta que los anteriores, más compulsiva, con más encontronazos arrebatados y como a borbotones, coincidieron y convencieron en 'El lado bueno de las cosas' (2013). Cooper regresa a casa de sus padres tras ocho meses de ingreso en un centro de salud mental y quiere recuperar a su mujer. Luego aparece una Lawrence llena de traumas que, con una actuación grande, del tamaño del Oscar que le valió, le hace cambiar de idea.
    1Jennifer Lawrence y Bradley Cooper El relevo ¿generacional? a Hawke y Delpy podrían dárselo estos dos: Jennifer Lawrence y Bradley Cooper. De una forma distinta que los anteriores, más compulsiva, con más encontronazos arrebatados y como a borbotones, coincidieron y convencieron en 'El lado bueno de las cosas' (2013). Cooper regresa a casa de sus padres tras ocho meses de ingreso en un centro de salud mental y quiere recuperar a su mujer. Luego aparece una Lawrence llena de traumas que, con una actuación grande, del tamaño del Oscar que le valió, le hace cambiar de idea.
  • Scarlett Johansson y Bill Murray  Con Scarlett Johansson sucede que, le pongan a quien le pongan al lado, parece capaz de devorarle o sufrirle. La elección de Bill Murray tiene que ver, claro, con 'Lost in translation' (2003), con ambos cantando en el karaoke o compartiendo luego cigarrillo, en un pasillo estrecho, apoyados contra una pared con estampado de cebra. Pero sería de justicia emparejarla aquí también con Jonathan Rhys Meyers, por 'Match Point' (2005), la lúcida y perversa tragedia de Woody Allen. O con Joaquin Phoenix, por ser Johansson la voz y luego la carne de Samantha, el sistema operativo del que está enamorado el protagonista en 'Her' (2013).
    2Scarlett Johansson y Bill Murray Con Scarlett Johansson sucede que, le pongan a quien le pongan al lado, parece capaz de devorarle o sufrirle. La elección de Bill Murray tiene que ver, claro, con 'Lost in translation' (2003), con ambos cantando en el karaoke o compartiendo luego cigarrillo, en un pasillo estrecho, apoyados contra una pared con estampado de cebra. Pero sería de justicia emparejarla aquí también con Jonathan Rhys Meyers, por 'Match Point' (2005), la lúcida y perversa tragedia de Woody Allen. O con Joaquin Phoenix, por ser Johansson la voz y luego la carne de Samantha, el sistema operativo del que está enamorado el protagonista en 'Her' (2013).
  • Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux  Adèle Exarchopoulos se ofrece para ayudar a una chica de pelo azul con el inglés y esta, Léa Seydoux, se lo mesa y le dirige una mirada esquiva y, a la vez, intensa. Ambas están en un bar y, desde ese punto en adelante, también podría estarlo el espectador: en ese bar, en el banco donde conversan. Es una de las virtudes de 'La vida de Adèle' (2013), como destaca el crítico Carlos Boyero: las actrices le quitan toda sensación de artificio y, de alguna manera, compartes con ellas su compleja adolescencia.
    3Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux Adèle Exarchopoulos se ofrece para ayudar a una chica de pelo azul con el inglés y esta, Léa Seydoux, se lo mesa y le dirige una mirada esquiva y, a la vez, intensa. Ambas están en un bar y, desde ese punto en adelante, también podría estarlo el espectador: en ese bar, en el banco donde conversan. Es una de las virtudes de 'La vida de Adèle' (2013), como destaca el crítico Carlos Boyero: las actrices le quitan toda sensación de artificio y, de alguna manera, compartes con ellas su compleja adolescencia.
  • Jared Gilman y Kara Hayward  Podría uno embelesarse con la técnica de Wes Anderson, los encuadres, los colores vivos. Cierto. Pero si por algo resulta memorable 'Moonrise Kingdom' (2012) es por la abnegación que se demuestran ese par de críos, Gilman y Hayward, como un Romeo 'boyscout' con una especie de mapache en la cabeza y una Julieta cuyo capuleto padre es Bruce Willis y lleva pistola.
    4Jared Gilman y Kara Hayward Podría uno embelesarse con la técnica de Wes Anderson, los encuadres, los colores vivos. Cierto. Pero si por algo resulta memorable 'Moonrise Kingdom' (2012) es por la abnegación que se demuestran ese par de críos, Gilman y Hayward, como un Romeo 'boyscout' con una especie de mapache en la cabeza y una Julieta cuyo capuleto padre es Bruce Willis y lleva pistola.
  • Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva  Ni toda química es pasión ni toda complicidad entre actores ha de plasmar un idilio incorrupto. Lo que Haneke hace en 'Amor' (2012) con este matrimonio de profesores de música octogenarios parece estremecedor. Ella sufre un infarto y él, que fue su compañero de vida, revela por momentos al monstruo que lleva dentro y que quizá siempre estuvo ahí. 'Amor' es, enteramente, la interpretación de los dos, amén de "la mano de Haneke para contar el envejecimiento y la demencia", como reseñó Peter Bradshaw, del diario británico 'The Guardian'.
    5Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva Ni toda química es pasión ni toda complicidad entre actores ha de plasmar un idilio incorrupto. Lo que Haneke hace en 'Amor' (2012) con este matrimonio de profesores de música octogenarios parece estremecedor. Ella sufre un infarto y él, que fue su compañero de vida, revela por momentos al monstruo que lleva dentro y que quizá siempre estuvo ahí. 'Amor' es, enteramente, la interpretación de los dos, amén de "la mano de Haneke para contar el envejecimiento y la demencia", como reseñó Peter Bradshaw, del diario británico 'The Guardian'.
  • Heath Ledger y Jake Gyllenhaal  En ninguna de las mencionadas habrá consenso y, en 'Brokeback Montain' (2005), menos. La culpa es de ellos dos: de Heath Ledger porque después de su impresionante Joker ('El caballero oscuro', 2008) el resto de sus personajes quedan ensombrecidos; y de Jake Gyllenhaal por lo bien que le sientan los papeles tenebrosos ('Nightcrawler', 2014). Hay otros amores fílmicos entre hombres más que conseguidos, por ejemplo, 'El desconocido del lago' (2013), del director Alain Guiraudie. Pero el romance veraniego entre estos dos vaqueros, pesos pesados de Hollywood, es contenido y conmovedor.
    6Heath Ledger y Jake Gyllenhaal En ninguna de las mencionadas habrá consenso y, en 'Brokeback Montain' (2005), menos. La culpa es de ellos dos: de Heath Ledger porque después de su impresionante Joker ('El caballero oscuro', 2008) el resto de sus personajes quedan ensombrecidos; y de Jake Gyllenhaal por lo bien que le sientan los papeles tenebrosos ('Nightcrawler', 2014). Hay otros amores fílmicos entre hombres más que conseguidos, por ejemplo, 'El desconocido del lago' (2013), del director Alain Guiraudie. Pero el romance veraniego entre estos dos vaqueros, pesos pesados de Hollywood, es contenido y conmovedor.
  • Wall-E y Eva  ¿Por qué no? Lo único que 'Wall-E' (2008) pronuncia, lo que persigue, la razón por la que continúa adelante es Eva. Dentro del cine de animación habría cabido mencionar otras, como los cinco primeros minutos de 'Up' (2009), pero si dos máquinas pueden llegar a demostrar tal grado de empatía merecen un hueco.
    7Wall-E y Eva ¿Por qué no? Lo único que 'Wall-E' (2008) pronuncia, lo que persigue, la razón por la que continúa adelante es Eva. Dentro del cine de animación habría cabido mencionar otras, como los cinco primeros minutos de 'Up' (2009), pero si dos máquinas pueden llegar a demostrar tal grado de empatía merecen un hueco.
  • Colin Farrell y Rachel Weisz  ¿Cómo pueden demostrar química dos exánimes desapasionados? Eres un cuarentón y, si no encuentras pareja, te conviertes en un animal a tu elección. Te encierran, por estar soltero, en un hotel donde todos tienen tan poca alma como tú. Eso es 'Langosta' (2015), de Giorgos Lanthimos, y eso es lo que consiguen Colin Farrell y Rachel Weisz.
    8Colin Farrell y Rachel Weisz ¿Cómo pueden demostrar química dos exánimes desapasionados? Eres un cuarentón y, si no encuentras pareja, te conviertes en un animal a tu elección. Te encierran, por estar soltero, en un hotel donde todos tienen tan poca alma como tú. Eso es 'Langosta' (2015), de Giorgos Lanthimos, y eso es lo que consiguen Colin Farrell y Rachel Weisz.
  • Para rescatar nombres de cine en español tendríamos que citar a Javier Bardem, aunque no sería tan fácil elegir compañía. ¿Belén Rueda tratando con Ramón Sampedro, encamado y explicando su deseo de morir ('Mar adentro', 2004) o —trampa— su pareja en la vida real, Penélope Cruz, en 'Vicky Cristina Barcelona' (2008)?
    9Para rescatar nombres de cine en español tendríamos que citar a Javier Bardem, aunque no sería tan fácil elegir compañía. ¿Belén Rueda tratando con Ramón Sampedro, encamado y explicando su deseo de morir ('Mar adentro', 2004) o —trampa— su pareja en la vida real, Penélope Cruz, en 'Vicky Cristina Barcelona' (2008)?